Antes que nada, un luchador

CDMX.- Los retos más difíciles que ha debido enfrentar Latin Lover se concentran, principalmente, en el ámbito deportivo.
A pesar de que la lucha libre le abrió grandes puertas, también le trajo muchas frustraciones, las cuales lo hicieron madurar hasta convertirse en lo que es hoy en día.
“Yo sentía que el ambiente de la lucha era un círculo muy cerrado y no podía traspasar esa barrera, pero fue porque las cosas no se dieron como se tenían que dar. A los tres meses de estar entrenando me subieron a un ring; el promotor Carlos Elizondo, un empresario de la Plaza Monumental Monterrey «Lorenzo Garza», habló con todas las estrellas de ese lugar y pidió que me apoyaran para ser una estrella local.
“Uno de ellos, el luchador Atlantis, me dijo: «Latin, yo no voy a estar parado para dejar que tú te veas; tú tienes tu espacio, tu tiempo, tus 30 minutos arriba de un ring. Cuando yo te dé la mano, tú tienes el tiempo para demostrar lo que sabes hacer, pero yo no voy a verme mal para que tú te veas bien»”, afirmó el también actor, en entrevista.
Y las peleas más complicadas que ha tenido que superar el luchador no han sido en el cuadrilátero, sino abajo, con aquellos colegas que no soportaban que un nuevo talento comenzara a brillar.
“Después de seis meses decidí renunciar a la lucha, pensé que no era lo mío, tenía fisuras, esguinces, dolores, es un deporte rudo.
“Cuando iba de salida, después de renunciar, me alcanzó un señor que era programador de luchas, ya falleció, era Rubén Juárez. Él fue un gran luchador y se encargó de decir quién contra quién competiría. Él me motivó a no abandonar este trabajo y a seguir luchando, literal”, expresó.
Lover, quien participó en la primera temporada de la telenovela “Mi Marido Tiene Familia”, asegura que le debe todo a la lucha libre, ya que sin ella no habría podido lograr lo que posee actualmente.
“Creo que en la vida hay que ser agradecidos, y le debo mucho a la lucha libre, también me dio muchas lesiones, pero es el precio que tienes que pagar.
“La lucha libre me ha dado muchas satisfacciones personales, me ha dado la dicha de conocer toda la República Mexicana, todos los rincones, hasta los pueblos más lejanos los he conocido gracias a la lucha libre. Conocí Estados Unidos y fui cuatro veces a Japón, no por la actuación ni el baile, sino por la lucha”, dijo.
Víctor Manuel Reséndez Nuncio, su nombre real, anunció que, a pesar del amor que le tiene al deporte que lo dio a conocer, no volverá a someterse a retos con esa exigencia, por lo que su camino seguirá dentro del medio del espectáculo.
Actualmente está en espera de la confirmación para actuar en la segunda temporada de “Mi Marido Tiene Familia”, producción de Juan Osorio, así como la participación en una producción de lucha acompañado de otros deportistas del ramo.
(Froylan Escobar/Agencia Reforma)

ASÍ LO DIJO
“Me siento bien, saludable, sano y con fortaleza para subirme al ring, pero ya no me arriesgaría tanto, lo que quise hacer lo hice: convencer a la gente de que un fisicoculturista podía luchar, de que un luchador podía bailar, un bailarín podía conducir y actuar…”.
Latin Lover, luchador y actor.