Este nuevo año nos da la oportunidad para seguir creciendo en nuestra vida; aflora en nosotros el deseo de superarnos, de seguir creciendo en nuestra persona, familia y trabajo, y de ser cada vez mejores. Ser mejor implica dedicación, esfuerzo y sacrificio, destacó el P. Carlos Alvarado Quezada.
“Aprovechemos este año que nos trae muchos retos y momentos de prueba, pero también de alegrías y satisfacciones. Invito a todos para que hagamos un proyecto de vida en el que manifestemos el empeño de ser mejores en el trabajo, en los lugares de diversión, en las circunstancias especiales de emergencia, con las personas víctimas de la violencia, los enfermos y los ancianitos.
Comentó que sería bueno hacer un proyecto de vida que contenga objetivos, metas y hechos concretos que ayuden a tener cambios concretos. Asimismo, renovar esfuerzos en la misión evangelizadora y seguir respondiendo a los grandes desafíos que presenta nuestra realidad, añadió.
“Agradezcamos a Dios por este año que termina, por todos los hermosos dones recibidos, por el servicio que nos permitió ofrecer; y hay que pedirle perdón también por nuestros errores y omisiones.
Indicó que ante los grandes retos que se nos presentan, hay que mirar el futuro con esperanza, pues la vida de cada uno está en sus manos. Añadió que entre estos desafíos se encuentran un año de elecciones; la inseguridad y violencia; así como enfrentamientos entre grupos y pueblos en diferentes lugares de nuestra nación.
“Como Iglesia nos alienta nuestra fe, por lo que mantenemos el optimismo y sobre todo la confianza en Dios de que siempre, uniendo nuestras fuerzas y voluntades, podremos construir un México mejor, fraterno, solidario y en paz”.
Expresó que hay que comenzar este año 2018 con vigor y entusiasmo, con el rostro y el corazón alzados; “vayamos para adelante llenos de luz y alegría”.
Asimismo, recomendó prepararnos porque este año, la Semana Santa será del 25 de marzo al 1° de abril.
Al anunciar las principales fechas litúrgicas, precisó que el Miércoles de Ceniza será el 14 de febrero, es decir, el comienzo de la Cuaresma; el Domingo de Ramos, el 25 de marzo; el Jueves Santo, el 29 de marzo; el Viernes Santo, el 30 de marzo; y el Domingo de Pascua, 1° de abril.
Además, será el II Domingo de Pascua, Día de la Divina Misericordia, el 8 de abril; el Jueves de la Ascensión, 10 de mayo; el Domingo de la Ascensión, el 13 de mayo; Domingo de Pentecostés, 20 de mayo; y la Fiesta de Jesucristo Sumo Eterno Sacerdote, el 24 de mayo.
Finalmente, el domingo de la Santísima Trinidad, 27 de mayo; jueves del Corpus Christi, el 31 de mayo; Domingo de Corpus Christi, el 3 de junio; y Viernes del Sagrado Corazón de Jesús, el 8 de junio.

ASÍ LO DIJO

“Aprovechemos este año que nos trae muchos retos y momentos de prueba, pero también de alegrías y satisfacciones. Invito a todos para que hagamos un proyecto de vida en el que manifestemos el empeño de ser mejores en el trabajo”

Presbítero Carlos Alvarado Quezada