José Luis Macías Alonso
Por si a estas alturas alguien faltó de enterarse, le comento que esta semana salió a la luz pública un video donde varios diputados federales del PAN fueron sorprendidos con unas prostitutas, bebiendo alcohol y bailando al ritmo de la tambora con singular alegría.
Afirma Ayn Rand en el último capítulo de la Rebelión de Atlas, que el hombre por miles de años ha sacrificado su libertad de actuación por el temor que produce en él las reglas místicas y por el miedo de sufrir la desaprobación social. Plantea como una premisa esencial para la verdadera dignidad del ser el defender ante todo, nuestras ideas y nuestras pasiones; y para ello, encuentra como elemental, el llevar una vida completamente armoniosa entre lo que se piensa y lo que se hace, una congruencia inalterable entre las convicciones y los comportamientos.
Al menos en la última parte del párrafo anterior, creo que todos estamos de acuerdo. No hay peor traición que la propia.
Bueno, pero… ¿Qué tienen que ver estas ideas filosóficas con la nalgada propinada por el diputado Villareal a Montana? Mucho estimado lector.
Más allá de la trasgresión a los principios morales del Partido Acción Nacional en cuanto a su comprensión de la libertad sexual y del respeto al núcleo familiar; más allá de la posible responsabilidad legal en la que se ubicarán de acreditarse que la guarapeta fue patrocinada por el erario; y más allá de la recriminación social que están sufriendo porque ya ve como nos gusta darnos golpes de pecho, es lamentable ver ejemplos de incongruencia de tal tamaño.
Por las mañanas defender iniciativas de ley que promueven el núcleo familiar y por las noches escaparse con Montana y compañía, es simple y sencillamente un acto cobarde de hipocresía.
El pugnar por quitar los anuncios en los periódicos de las sexoservidoras y de mientras buscar en el Iphone sus teléfonos, representa, además de una evidente traición a sus convicciones, una burla para toda la ciudadanía.
Como sociedad liberal a la que aspiramos, debemos de respetar la vida íntima de todas las personas, que el santurrón siga siendo santurrón y que el desbalagado siga siendo desbalagado, sin embargo lo que sí es condenable, son los que ante el sol aparentan una cosa y ante la luna otra.
Dicen que nada es casualidad, mucho menos en política, los sucesos de éstos alfiles políticos del actual presidente del PAN, Gustavo Madero, si bien ocurrieron desde el mes de enero, como le comento, salieron a la luz apenas esta semana, justo cuando de nueva cuenta reaparece en el escenario público con la presentación de un libro, su enemigo natural, el ex presidente Calderón. Las elecciones federales de 2015 ya están en puerta, la pugna al interno de los blanquiazules por la nominación de los próximos integrantes de la Cámara de Diputados pueden explicar los meses de maduración que tuvo este video.
La del estribo: En relación al libro de Felipe Calderón, en esta obra de su autoría, el michoacano apunta (según una declaración dada por él mismo) que siempre no, que él nunca le declaró la guerra al narco, que su programa fallido de seguridad llamado “Combate Frontal a la Delincuencia”, no era una estrategia que buscara detonar una guerra. Estaría bueno que les explicará esto a los familiares de las 121 mil 683 personas que tuvieron una muerte violenta durante su sexenio.
@licpepemacias