La tenista alemana de 30 años logró el día de ayer consolidarse como la mejor participante del campeonato de Wimbledon 2018, superando a la gran Serena Williams, tomando revancha del torneo del 2016 en done la estadouniense venció en la final a Kerber.
Por primera vez en su carrera, Angelique Kerber pudo levanatar el trofeo de Wimbledon, siendo el tercer título Grand Slam en su palmarés, por lo que aún le falta ganar un Roland Garros para así tener un título de cada uno de los torneos más importantes del mundo.
En un partido que duró sólo una hora y cinco minutos, Kerber logró sobreponerse ante Serena Williams, ganando por un par de sets que terminaron 6-3 a su favor, luego de responder de gran manera al no tener saques tan efectivos.
A pesar de tener pocos puntos, Serena demostró su buen estado físico ya que consiguió 4 aces y sólo admitió uno; pero el manejo del partido fue más eficaz para la tenista alemana, por lo que no se hicieron esperar las lágrimas del Kerber al finalizar el encuentro.
Angelique Kerber, en su carrera profesional no ha tenido los mejores resultados a pesar de estar casi siempre en el Top 20 del ranking femenil, y es que la alemana, siempre pinta como favorita a ganar un título importante, pero ya sea en semifinales o cuartos de final en donde termina su participación.
Angelique es una de las tenistas que tiene más finales perdidas que títulos en su carrera, siendo un total de 12 campeonatos ganados pero 16 finales perdidas, por lo que el día de ayer al lograr ganar su primer torneo de Wimbledon y privar a Serena Williams de alcanzar los 24 Grand Slam, fue un sueño hecho realidad para la nueva campeona de Inglaterra.