Por: Octavio Díaz García de León

Ya podemos anticipar quienes estarán en la boleta electoral como candidatos a la presidencia. No hay sorpresas. Si bien el PRI con sus rituales de misterio hizo pensar en que varias personas tenían posibilidades, al final, el haber escogido a José Antonio Meade no sorprendió a casi nadie.  De AMLO ni que decir. Allí no necesitan rituales de ningún tipo pues se hace lo que dice su caudillo. Y el anuncio de que Ricardo Anaya será el candidato de “Por México al Frente”, después de un proceso interno que tiene asegurado, tampoco resultó novedad. Anaya tenía ya varios años en campaña.

El panorama para los independientes es más difícil. El más aventajado es Jaime Rodríguez “El Bronco” quien ya completó el total de firmas requeridas y le sigue Zavala con cerca del 50%. Son los únicos con posibilidades. Pero hay dos problemas: el Bronco solo lleva tres de los 17 estados que se requieren y Zavala igual. Además, el primero tiene la mitad de las firmas en validación y la segunda una tercera parte. A dos meses de que se cierre el proceso, podrían quedar fuera, aunque el primero ya está muy cerca de lograrlo.

El último de los precandidatos en formalizar sus aspiraciones fue Ricardo Anaya. Renunció a la presidencia del PAN para buscar la candidatura de su partido y con ello la del Frente. Así fueron los acuerdos entre los partidos de la coalición PAN, PRD y MC. La candidatura presidencial la tendrá el partido más grande de los tres, el PAN.

Lo interesante de Anaya es cómo ha ido desactivando a sus rivales. Primero a Margarita, quien al ver cerradas sus aspiraciones dentro del PAN, se fue por la vía independiente. Luego a Mancera, quien apenas había recibido el apoyo de todos los notables del PRD en su aspiración a la candidatura presidencial, para que en unos pocos días lo dejaran fuera y se retire pacíficamente a seguir gobernando la CDMX.

También hay que recordar que mandó al exilio (a su tierra, Chihuahua) a Gustavo Madero. Moreno Valle ni siquiera va a participar en la interna del PAN. Habrá contienda interna simbólica en el PAN pues seguramente Anaya triunfará, aunque Derbez ya declinó participar, parece que Ruffo tampoco entrará y quedando solo Romero Hicks de comparsa.

Anaya será un candidato con buena oratoria, capacidad de debate y una imagen joven y fresca. Es abogado por la Universidad Autónoma de Querétaro, Maestro en Derecho Fiscal por la Universidad del Valle de México y Doctor en Ciencias Políticas y Sociales por la UNAM, además, en videos, se le ha visto hablar con fluidez en inglés y francés, por lo que cuenta con una preparación sólida.

En contra tendrá que su experiencia en el gobierno ha sido muy reducida. Su puesto más alto fue como subsecretario de Turismo en el sexenio de Calderón, pero solo unos meses. También en su camino hacia la candidatura se ha hecho de muchos enemigos que resienten su ambición y poco escrúpulo para dejar fuera a sus rivales.

Pero no cabe duda que el Frente es una fuerza a tener en cuenta y Anaya un operador político sumamente habilidoso. Así lo ha demostrado con su capacidad para armar una coalición entre tres partidos que tienen tantas diferencias ideológicas, con un enorme pragmatismo en donde solo cuenta la posibilidad de ganar. Lo demás pasa a segundo término: ideología y militantes.

La propuesta de Anaya de la renta universal para todos los mexicanos fue tachada de populismo, pero más bien es una propuesta ultra liberal. Si en lugar de dar subsidios a clientelas como se ha venido haciendo a través de los programas de apoyo social vigentes, se pasa a repartir esos recursos en efectivo a todos, sería mucho más eficiente el uso de recursos públicos. Sería convertir en realidad aquella añeja propuesta de Gabriel Zaid.

En las primeras encuestas más o menos confiables, se percibe que será una lucha muy pareja entre las tres fuerzas partidistas y en un distante cuarto lugar, Margarita, si es que llega a la boleta electoral. Pero aún no han empezado las campañas y todo puede pasar.

AMLO puede seguir la vía de autodestrucción que ha seguido en el pasado. Meade tendría que pintar su raya y desprenderse del lastre que es ser candidato del PRI, cuando la gente identifica a ese partido con corrupción, ineficacia en el combate a la inseguridad, falta de resultados en materia económica y finanzas públicas fuera de control.

Anaya ya pintó su raya con Calderón y Fox para quitarse los negativos de ambas administraciones del PAN y tiene propuestas interesantes. Además, tiene toda la libertad para lanzarse contra el PRI y MORENA, aunque haya apoyado el Pacto por México y todas las reformas del presidente Peña.

Quién sabe, dada la habilidad política de Anaya, no es difícil que pronto pudiera estar al frente… en las encuestas. Pero aún estamos muy lejos de las elecciones del 1 de julio.

 

 

_________________________________________________________________

http://octaviodiazgl.blogspot.mx/         http://heraldo.mx/tag/todo-terreno/                        Correo: odiazgl@gmail.com                                                 Twitter: @octaviodiazg

 

¡Participa con tu opinión!