Bajo múltiples irregularidades operan distintos anexos en Aguascalientes, entre los que destacan alimentación limitada, hacinamiento, falta de personal profesional, ausencia de documentos que avalen su regularización y tratamiento no apto para la atención de la adicción, destacó el presidente de la Comisión Estatal de Derechos Humanos de Aguascalientes, José Asunción Gutiérrez Padilla.

El ombudsperson dio a conocer a El Heraldo que en lo que va de este año han realizado cuatro visitas, donde lo más grave fue el presunto homicidio de una persona que quisieron internar; en otro más detectaron que tienen a 70 internos y solamente cuentan con 10 camas y un solo baño para todos; en otro anexo encontraron que no tienen regadera y los internos se bañan a jicarazos y tampoco cuentan con un espacio para charlas para poder ejercer la rehabilitación plena de los pacientes.

Detalló que si bien la CEDHA no puede actuar de manera directa en este tipo de establecimientos que son de particulares, se ha coordinado con la Secretaría de Salud del Estado, con el Ayuntamiento de Aguascalientes en cuanto a la revisión de las licencias municipales, y con Protección Civil para verificar infraestructuras.

Apuntó que actualmente la autoridad de Salud tiene censados a un total de 75 anexos, que están debidamente registrados; existen 40 más con aviso de funcionamiento vigente ante la Comisión para la Protección contra los Riesgos Sanitarios (Coprisea); 10 más con conocimiento de la Comisión Nacional contra las Adicciones (Conadic); y clandestinos han detectado a por lo menos otros 10.

Gutiérrez Padilla enfatizó que las internaciones involuntarias no deben darse y en todos los anexos debe haber siempre una valoración inicial de cómo llega el enfermo, tanto en el orden médico como psicológico de acuerdo a lo que señala la propia Norma Oficial Mexicana 028-2009. “Debe haber siempre un acta de revisión por parte de Protección Civil y nosotros revisamos los centros en relación a documentación, espacios, alimentación, higiene, tanto a los usuarios, lo anterior a través de recorridos por las instalaciones y entrevistas con los encargados, con el directivo o propietario del centro y con los mismos usuarios”.