Después de haberse preparado en el catecismo, Analú Chávez Nuño fue merecedora a la primera comunión.
La ceremonia sacramental fue enmarcada por la Parroquia Nuestra Señora de los Bosques, donde la neocomulgante contó con la presencia de sus papás, Duy Chávez y Ana Elisa Nuño; asimismo, estuvo acompañada de sus padrinos, Aristeo Rodríguez y Paula Nuño.
Sin duda, el momento más significativo fue cuando la niña se arrodilló frente a la imagen del Creador para recibir por primera vez el Cuerpo y la Sangre de Cristo, simbolizados a través de la hostia y el vino que le fueron otorgados por el ministro de la Iglesia.
Para festejar dicho acontecimiento, la familia Chávez Nuño ofreció un banquete en honor a la festejada, quien gratamente departió con sus familiares y amigos más cercanos.