Investigarán los cerebros de los suicidas para conocer más sobre las funciones psicológicas de las personas que han atentado contra su vida, informó el coordinador del Banco de Cerebros del Centro de Investigación y de Estudios Avanzados del Instituto Politécnico Nacional, José Luna Muñoz.
Detalló que el Banco de Cerebros trabajará de la mano con la Dirección de Salud Mental del ISSEA a fin de llevar a cabo algunos estudios y de esta manera descubrir cuáles son los factores neurológicos que pudieran llevar a que las personas busquen quitarse la vida, subrayando que a la fecha no existe en el país ningún proyecto de esta naturaleza.
En ese sentido, el representante del Cinvestav estableció que existe la hipótesis de que sean los metales pesados que están presentes en ciertas zonas del país, lo que pudiera estar provocando este fenómeno. De ahí que centrarán el estudio en ver cómo estos elementos pudieran estar afectando al cerebro. “Se trata de descubrir la forma en la que se alteran las relaciones neuropsiquiátricas, es decir las funciones psicológicas de los pacientes y es por ello que pretendemos generar la toma de cerebros para la investigación científica”.
De esta manera, enfatizó que el Cinvestav trabajará de manera colaborativa con el ISSEA en el desarrollo de un proyecto, para lo cual será importante la cooperación que se realice con algunas organizaciones civiles interesadas en solucionar este lacerante problema, tal es el caso de la Fundación Familiares de Alzheimer de Aguascalientes y la Asociación de Gerontología y Geriatría de Aguascalientes.
“A final de cuentas no estamos partiendo de cero, ya que hemos estado trabajando con Ignacio Villanueva Fierro, profesor investigador del Centro Interdisciplinario de Investigación para el Desarrollo Regional del IPN, para estudiar los procesos que llevan al suicidio”, finalizó.