Con alrededor de veinte mil expedientes activos en seis juzgados familiares, el Poder Judicial del Estado implementó el turno vespertino en el área, a fin de desahogar el mayor número posible de expedientes y dar solución a asuntos en rezago. Sobre el particular, la magistrada presidenta Gabriela Espinosa Castorena informó que en  una primera fase, el nuevo horario de trabajo estará operando en cuatro juzgados familiares, pertenecientes todos al primer partido judicial, correspondiente a la ciudad capital.

Detalló que el personal que estará desempeñándose para esta tarea lo hará en horario de una de la tarde a nueve de la noche, de lunes a viernes y consta de un equipo de dieciséis personas en total que cumplirán las funciones de secretarios de acuerdo y mecanógrafos. Adicionalmente, se incorporarán dos mediadores nuevos para estar adscritos de manera permanente a los juzgados familiares, con la finalidad de incentivar la conciliación en los casos que la ley lo permite y las partes así lo requieren.

En ese sentido, recordó que los conflictos familiares que se ventilan en tribunales, tienen prácticamente rebasada la capacidad instalada en los despachos, mismos que el año pasado recibieron más de ochocientas incidencias diarias, en promedio.

Este año, solamente durante el primer semestre, los seis juzgados recibieron un total de 6 mil 100 expedientes nuevos, pero ha generado alrededor de 90 mil acuerdos en el lapso, correspondientes a todos los expedientes activos.

Espinosa Castorena recordó que ante ese escenario fue que la apertura de un horario vespertino para la materia familiar en Palacio de Justicia se constituyó desde el inicio de su administración como uno de los principales compromisos para avanzar en el servicio de impartición de justicia. Además, al ser concentrado únicamente en el trámite de promociones y generación de acuerdos, el personal vespertino agilizará los tiempos de las audiencias y agendas de los juzgados familiares. Indicó que históricamente los juzgados familiares con sede en la ciudad, son los que reciben los volúmenes más altos de expedientes, promociones, audiencias y complejidad en sus asuntos, por lo que la extensión de horario se ha centrado básicamente en esos despachos.