Rogelio Guerra Espinosa, secretario general de la Delegación D2-11 del SNTE, advirtió que si las autoridades educativas imponen un director en el CRENA o incurren en el despido de personal docente, la representación sindical se reserva el derecho de tomar las medidas de presión necesarias, porque existe un protocolo establecido para designar al nuevo director, y se deben respetar los derechos laborales de los educadores.

Destacó que los alumnos no pueden pedir la destitución de los docentes, pues no es una facultad de los estudiantes; “en todo caso, un grupo de alumnos puede solicitar que un profesor no les dé clases, pero ello no implica la separación del docente del plantel”. Asimismo, negó que los educadores incurran en inasistencias, pues el plantel cuenta con un reloj donde registran entrada y salida, además de una prefectura que certifica que los maestros estén en las aulas impartiendo cátedra, caso contrario, se reporta a las autoridades competentes y se le sanciona con acta administrativa.

Rogelio Guerra advirtió que no permitirán que se atente contra ningún trabajador, porque sus derechos laborales no pueden estar supeditados a que un grupo de alumnos los califique o los descalifique, pues para ello existe un reglamente interior que sanciona cuando un maestro no tienen un buen desempeño.

Sostuvo que entre sus demandas se encuentra que el próximo director salga de la terna que han propuesto –integrada por Angélica Núñez, Laura Reveles y Rafael Rodríguez–, pues en una minuta de acuerdos del año 2001, se estableció que el periodo que debe cubrir un director de una escuela normal debe ser de dos años, con posibilidades de ratificación por un periodo más según su desempeño, y encomienda al comité delegacional sindical la facultad de proponer a los candidatos a suceder al director saliente, y de esa terna la comisión mixta IEA-SNTE es la que determinará al que será electo como próximo director o directora.

Para finalizar, el secretario general de la Delegación D2-11 del SNTE puso en entredicho que haya habido amenazas hacia los estudiantes, pues ni los alumnos ni las autoridades educativas han presentado prueba alguna de ello; agregó que a los proyectos se les dará continuidad, porque son programas estatales o federales, que no fueron impulsados por una persona en particular.

¡Participa con tu opinión!