MONTERREY.- A Sarah Idan, Miss Irak, le pareció buena idea tomarse una selfie con Adar Gandelsman, Miss Israel. Pero todo se tornó en problemas.
Idan estaba orgullosa de representar a su país en Miss Universo por primera vez en 45 años. Y tomarse la foto con la aspirante israelí le pareció una forma de enviar un mensaje de paz.
Ahora vive amenazada de muerte.
Hace dos semanas anunció en Instagram “el honor de representar a Irak”, el 3 de noviembre en el Miss Universo, en Las Vegas.
“Paz y amor de Miss Irak y Miss Israel”, agregó la iraquí, mientras que la israelí calificó a Idan de “alucinante”.
“Me desperté con llamadas de mi familia y de la Organización de Miss Irak desesperados. Las amenazas de muerte que recibí online daban mucho miedo”, reveló Idan, de 27 años, en una entrevista con CNN.
La joven, que aspira a ser cantante y tiene también nacionalidad estadounidense, ya había recibido amenazas por aparecer en bikini durante las fases previas del concurso, pero ahora sonaban mucho más serias.
La organización iraquí del concurso, aseguró, la amenazó con quitarle el título si no eliminaba la foto de sus redes pero, pese a todo, Idan mantuvo la foto.
No obstante, aceptó añadir un segundo post explicando que no apoya al Gobierno israelí o sus políticas en Oriente Próximo, y disculpándose con “cualquiera que piense que es un ataque a la causa palestina”. (Staff/Agencia Reforma)