Ahora fue una empleada doméstica que presta sus servicios en un domicilio ubicado en el fraccionamiento residencial Campestre, quien estuvo a punto de ser víctima de los extorsionadores telefónicos.
Y es que con el pretexto de que tenían secuestrado a su hijo, le estaban pidiendo que depositara la cantidad de 50 mil pesos en una cuenta de una tienda de conveniencia, bajo la amenaza de que si no entregaba el dinero entonces iban a matar a su familiar.
Los hechos se registraron ayer al mediodía, cuando elementos de la Policía Municipal detectaron a una mujer que caminaba muy nerviosa y asustada por la calle del Fresno, en el fraccionamiento residencial Campestre.
Enseguida ingresaba a una tienda de conveniencia ubicada en ese sector, por lo que decidieron ir a investigar para ver si le sucedía algo.
Fue entonces que se entrevistaron con la mujer que dijo llamarse Teresa, de 33 años de edad, quien informó que al encontrarse trabajando como empleada doméstica en una residencia del fraccionamiento Campestre, recibió una llamada telefónica del número (332) 371 46 52.
En ese momento, una persona del sexo masculino le informó que tenían secuestrado a su hijo José, de 14 años de edad, y que si quería verlo otra vez con vida, les tenía que depositar la cantidad de 50 mil pesos en una cuenta que le iban a proporcionar.
La mujer logró reunir poco dinero y así se lo hizo saber al extorsionador, quien le indicó que fuera a depositar esa cantidad a una tienda de conveniencia y posteriormente iban a negociar la liberación de su vástago.
Teresa informó que entonces se dirigió a dicho establecimiento ubicado en la calle del Fresno, cuando llegaron los policías municipales que evitaron que depositara el dinero.
Al presumirse que se trataba de una extorsión telefónica, los policías municipales se dieron a la tarea de buscar al menor José, quien poco más tarde fue localizado en el domicilio de su abuelo de nombre Manuel, de 63 años de edad, ubicado en la avenida Constitución, de la colonia del mismo nombre.
La mujer fue trasladada hasta dicho domicilio, para que confirmara que su hijo se encontraba sano y salvo.

¡Participa con tu opinión!