Ramón Estrada
Agencia Reforma

CDMX.- Sebastian Vettel aprovechó un mal arranque y una desastrosa primera vuelta de Lewis Hamilton para ganar el Gran Premio de Gran Bretaña y extender su ventaja en el campeonato.
El piloto de Ferrari arruinó así una carrera que parecía destinada para los Mercedes ante el público británico que veía al local Hamilton como posible ganador.
Hamilton arrancó desde pole, pero Vettel realizó una inesperada maniobra desde el inicio y su compañero de Ferrari, el finlandés Kimi Räikkönen, agravó las penas de Lewis cuando rozó su bólido y lo sacó de la pista.
Sin embargo, dos accidentes que provocaron el ingreso del Safety Car y la estrategia de cambiar neumáticos en esas vueltas reguladas, hicieron que la carrera se apretara, pues Vettel se colocó en segundo detrás de Valtteri Bottas, que fue dejado en pista con neumáticos usados, al igual que su coequipero Hamilton.
El finlandés trató de soportar la presión, pero para la vuelta 48 y cuando todos los líderes se reagruparon, claudicó ante el Ferrari.
Hamilton, quien llegó a estar en el penúltimo lugar tras su incidente en la vuelta 1, remontó posiciones hasta meterse al podio en la segunda plaza, pero no le alcanzó nunca para amenazar la punta.
Räikkönen terminó en el tercer lugar, a pesar del golpe a Hamilton en la primera vuelta y recibir una sanción de 10 segundos, pero el ritmo de los Ferrari fue bestial y por ello los dos autos fueron dominadores de la jornada.
Vettel sumó su cuarto triunfo de la temporada y, con ello, evitó que Hamilton ganara por quinta vez consecutiva en el circuito de Silverstone, el cual cumplió 70 años de inaugurado.
Además, con su éxito número 51 en la F1 empató con otro tetracampeón, Alain Prost, en la tercera plaza de la lista de victorias en el campeonato, que lidera, con 91, el germano Michael Schumacher. En segundo está Hamilton con 65 triunfos.