El coordinador de Nutrición y Dietología de la delegación estatal del IMSS, Fernando Rubio Martínez, advirtió sobre los riesgos de reducir o eliminar el consumo de alimentos, para luego beber alcohol, sin subir de peso.

Este trastorno alimenticio conocido como ebriorexia, es una combinación de anorexia, bulimia y alcoholismo, que puede ser causa de daño irreversible al hígado y al corazón, así como problemas mentales e incluso la muerte.

Se trata de una práctica cada vez más común entre hombres y mujeres jóvenes que no quieren subir de peso y tienen algún grado de adicción al alcohol; el objetivo es lucir un cuerpo perfecto para obtener aceptación y reconocimiento social.

No es raro que además, estos pacientes hagan más ejercicio de lo normal (vigorexia) y consuman algún tipo de droga. Afecta principalmente a mujeres entre 17 a 24 años de edad, con problemas de autoestima y una fuerte necesidad de cumplir con ciertos estándares de belleza para ser aceptadas.

Los síntomas y conductas que presentan son: delgadez extrema, alto consumo de alcohol sin tomar alimentos previamente, ayunos prolongados seguidos de grandes cantidades de comida que luego vomitan. Tiene una percepción distorsionada de su imagen, presentan pérdida de cabello, de piezas dentales, conductas violentas y de aislamiento.

Los daños a la salud que produce la ebriorexia van desde desnutrición, intoxicación por alcohol, problemas cognitivos a corto y largo plazo (pérdida de memoria o falta de concentración), depresión, ansiedad, así como daño irreversible a órganos vitales como hígado, corazón y cerebro, e incluso la muerte.

Rubio Martínez exhortó a las personas que presenten estos síntomas, así como a sus tutores o amistades, a buscar la asesoría del personal de salud de cualquier institución.

Destacó que en el IMSS se promueve la atención interdisciplinaria de estos pacientes, a través de un equipo en el que participan el servicio de nutrición, el área de psiquiatría y de medicina familiar, para diagnosticar y tratar de manera integral, las causas y los efectos del trastorno alimenticio y del alcoholismo.

¡Participa con tu opinión!