Para evitar la impunidad y la mejor aplicación de la ley, todo ciudadano y en particular las autoridades gubernamentales y servidores públicos en general tienen que ser ejemplo de cumplimiento del Estado de Derecho, expresó el catedrático en la materia por parte de la Universidad Autónoma de Aguascalientes, Claudio Antonio Granados Macías.

“Se debe poner un alto al discurso de persecución política, antes bien, que cada quien se haga responsable de su proceder, además de respetar y hacer respetar las instituciones, no denigrar su trabajo; se debe hacer valer el deber ser y el ser”.

El marco jurídico debe ser cumplido por todos los ciudadanos y esto incluye a los que gozan de fuero que son el presidente de la República, gobernadores, legisladores, alcaldes y regidores, quienes no deben inhibir sistemáticamente aquellos actos de impunidad y corrupción que tanto han flagelado al país; “no podemos avanzar si no cesamos en esta tentación de darle la vuelta a la Ley.

En alusión a lo ocurrido el fin de semana en San José de Gracia, cuando derivada de una orden judicial con origen en investigaciones ministeriales, se ordenó el cateo en la vivienda de la alcaldesa del lugar, por atender reportes ciudadanos en el sentido de que uno de los integrantes de ese domicilio realiza actividades delictivas, refirió que es sólo un ejemplo de los tantos que hay en el país en donde se ven involucrados políticos que siempre terminan diciéndose perseguidos para evadir su responsabilidad legal.

“Es urgente desarraigar de la cultura colectiva el supuesto de que los gobernantes son propietarios de las instituciones, por el contrario, ellos deberían ser los principales ejemplos del respeto y cumplimiento de las leyes; nos debe quedar claro que si se quiere vivir en un Estado de Derecho, debemos ser respetuosos de la actividad que realizan la procuración de justicia y la impartición de justicia en sus entes que son autónomos”.

Hizo el llamado a los alcaldes para que pugnen por la autonomía de la Fiscalía y la separación de los poderes, en lugar de “hacer manifestaciones intestinas, haciendo llamados a actores políticos y representantes de grupos parlamentarios, haciendo ver como si se tratara de destruir la frágil autonomía del Ministerio Público que apenas tiene 5 años con esa independencia. Debemos fortalecer las instituciones, no destruirlas”, concluyó.