Miles de mujeres se dieron cita a la marcha convocada a través de redes sociales, en la que participaron de los sectores político, académico, estudiantil, artístico, colectivos feministas, amas de casa y de la sociedad en general para alzar la voz y pedir a las autoridades un alto a la violencia hacia las mujeres.

La marcha inició en punto de las 5 de la tarde del cruce de Madero y Cosío y el nutrido contingente avanzó hasta llegar a la Plaza de la Patria. Antes, hicieron una parada frente a la sede del Congreso del Estado, donde gritaron consignas a los diputados locales e hicieron pintas a los vidrios del edificio, exigiendo el cumplimiento de las leyes con perspectiva de género, que se garantice realmente la igualdad entre mujeres y hombres, así como un combate real a la violencia.

Asimismo, integrantes del Colectivo Feminista y del Observatorio de Violencia Social y de Género de Aguascalientes tiñeron de rojo la fuente de la Exedra en señal de los feminicidios acontecidos en la entidad, además de que a lo largo de Madero, en las puertas de Palacio de Gobierno y en las columnas del Palacio Municipal pegaron cartelones con los nombres de las mujeres y niñas asesinadas en el estado de 2016 a la fecha, sin haber hasta el momento ningún resultado en las investigaciones por parte de la Fiscalía General del Estado.

Cabe hacer mención que en todo momento la marcha estuvo custodiada por el helicóptero de la Policía y de elementos de la Policía Preventiva y de Vialidad Municipal.

Itzel Acero, vocera del Colectivo Feminista de Aguascalientes, resaltó que tras la marcha y el paro de mujeres buscarán continuar con las acciones, por lo que habrán de juntarse para trabajar en varias estrategias a fin de incidir en las políticas públicas para contrarrestar la violencia, las cuales serán dadas a conocer en próximos días.

Finalmente, en lo que respecta al Paro Nacional de Mujeres previsto para este lunes, detalló que la idea es que las que puedan hagan un alto en sus actividades cotidianas, lo cual incluye también un paro digital de no uso de redes sociales, ni teléfono más que para emergencias. “No es tanto que se encierren, el asunto es que no consuman en cafés, restaurantes o en las tiendas. Se pueden juntar entre amigas o entre familias, pero se trata de no hacer las acciones que el sistema indica que se deben hacer por ser mujer”.