El síndrome de las caídas es lo más frecuente en los adultos mayores. De acuerdo a María de Lourdes Velasco Simón, terapeuta física e integrante de la Asociación de Geriatría y Gerontología de Aguascalientes, una de cada tres personas de la tercera edad se cae por lo menos una vez al año, y de éstas, el cuarenta por ciento termina en una cirugía, donde la más común es la fractura de cadera y hay un alto grado de mortalidad, por lo que consideró importante el ejercicio físico para evitarlas.

La especialista comentó que una caída en un adulto mayor puede ocasionar diferentes patologías desde fracturas, esguinces, problemas psicológicos, físicos, depresión, inseguridad y hasta inmovilidad, por lo cual consideró importante que tengan una alimentación saludable y una actividad física.

Asimismo, indicó que lo recomendable es generar un plan de ejercicios general dependiendo de la condición de cada adulto mayor, con una movilización sencilla tal como el mover la cabeza, los brazos, las piernas y un poco de equilibrio durante 10 minutos diarios, mínimo 3 veces al día.

“Lo ideal es que acudan con una persona especializada para que les haga una evaluación concisa y precisa de lo que necesitan, que les valore su fuerza muscular, su equilibrio, qué tanta resistencia tienen, qué tanta coordinación tienen, para a partir de todo eso crear un plan específico de ejercicios”.

Velasco Simón puntualizó que entre las pláticas que brindan a los adultos mayores, incluye un pequeño plan para que fortalezcan sus músculos y los flexibilicen, organizando al cerebro para que reaccione a ciertos movimientos para enderezarse en caso de alguna situación y meter las manos para evitar fracturas al caer al suelo.

“Entre más fuertes tengas los músculos y las articulaciones, en una caída es menos probable que te fractures, entonces el ejercicio ayuda a que seamos más resistentes”.