Alondra Labastida de Santos protagonizó un momento memorable en su vida personal, ya que festejó su décimo quinto aniversario.
La festejada arribó a la ceremonia en una gran limousina escoltada por sus amigos más cercanos, en la Catedral Basílica de Nuestra Señora de la Asunción, acompañada de su madre, María Guadalupe de Santos, y juntas elevaron sus agradecimientos a Dios por permitirles llegar a esta nueva etapa llena de ilusiones y metas por cumplir.
Posterior a la misa se llevó a cabo un brindis al que asistieron los familiares más cercanos de la festejada y compañeros del colegio; en un ambiente de fiesta los invitados degustaron una cena especial en honor a la festejada.