Érika Hernández 
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- El Instituto Nacional Electoral (INE) comenzará con la incorporación de códigos bidimensionales tipo QR en credenciales de elector entre diciembre y enero.

«Como parte de los elementos de seguridad que permiten proteger el contenido de la Credencial para Votar, con la aprobación del Consejo General en el año 2018, del nuevo modelo de la credencial para votar, se incorporan códigos bidimensionales tipo QR, estos códigos son la evolución del código bidimensional tipo PDF417.

«Como medidas de seguridad se tiene previsto este código de verificación de la credencial para votar y se actualizan y mejoran los mecanismos de cifrado de información», indica el dictamen aprobado por la Comisión del Registro Federal de Electores.

En diciembre del 2018, el Consejo General aprobó la incorporación de estos códigos, que permitirá la creación de una app para teléfonos móviles, con la que cualquier ciudadano, partido político, banco o empresa podrá verificar si la credencial de elector es auténtica, y con ello disminuir la suplantación de identidad.

Por ello, en los próximos días la Comisión entregará al Consejo los detalles de la implementación.

La persona que cuente con dicha aplicación podrá ver la fotografía, nombre de la persona, CURP y Estado, pero no la fecha de nacimiento, clave de elector, dirección, Municipio, emisión, dígitos verificadores y demás consecutivos de seguridad.

«Estos datos se han considerado debido a la utilidad o al uso que se le confiere a cada uno de ellos en los diversos servicios de información que pudieran ofrecerse, por ejemplo, el CÍA o el OCR/Ciudadano_ID respecto a los servicios que requieren una verificación de situación registral y el CURP considerándose este como un posible vínculo respecto a servicios orientados al sector gobierno u organismos públicos», detalla.

La sustitución será paulatina, por lo que quienes a partir de diciembre y enero renueven su credencial recibirán una con las nuevas características.

Se calcula que cada año entre 8 y 9 millones de personas sustituyen su plástico, mientras que otros 6 millones se incorporan al padrón electoral.

Las autoridades han informado que esto no generaría gastos adicionales en la producción de la credencial, que se calcula asciende a 45 millones de pesos anuales.

Para el próximo año, el Instituto pidió a la Cámara de Diputados un presupuesto de 3 mil 685 millones de pesos, el 29 por ciento de su gasto total, para la expedición de la credencial y actualización del padrón electoral.