Alerta el Colegio de Notarios Públicos de Aguascalientes sobre la práctica de la suplantación de identidad en materia inmobiliaria, donde vivales se hacen pasar por otras personas con la intención de vender un inmueble que es propiedad de alguien más; con documentos falsos se presentan en las notarías, tratando de sorprender tanto al comprador como al propio notario, reconoció su presidente, Luis Perales de León.

El representante de los fedatarios en Aguascalientes afirmó que el tema de la suplantación de identidad afecta a diversas personas con la comisión de varios tipos de fraudes, que se efectúan hacia los bancos o casas comerciales, pero que también son muy comunes en el mercado inmobiliario; por lo anterior, dijo que también los notarios deben tener mucho cuidado en no atender ningún tipo de operación si no es con documentos originales.

En entrevista con El Heraldo, Perales de León apuntó que aunque no es muy frecuente que se den fraudes en materia inmobiliaria, sí se dan casos de gente que acude a las notarias a hacer el intento. Sin embargo, los notarios tienen la delicadeza de revisar los documentos que se les presentan, y cuando piden los originales muchas veces las personas se retiran o no regresan.

“Los intentos siempre están a la orden del día, por eso debemos estar siempre atentos de una situación de éstas. Algunas personas han hecho poderes suplantando la personalidad de otras y otras veces han intentado vender alguna propiedad, hipotecarla, en fin, se han presentado casos; afortunadamente no son muy frecuentes pero hay que estar siempre al pendiente de lo que suceda”.

Por lo anterior, dijo que trabajan de la mano de las autoridades estatales, para crear un programa que se llama Alerta Inmobiliaria, el cual esperan que quede listo dentro de tres a cuatro meses, y que funcionaría de manera similar como las alertas que envían los bancos a los teléfonos celulares, para reportar los movimientos que se hacen las tarjetas de crédito.

“Es un programa que se está trabajando con la Seguot, en donde todos vamos a contar con un folio de cada una de las propiedades que cada quien posea, y cada vez que se haga la consulta de uno de sus folios, en ese momento le suena a uno una alerta inmobiliaria, en el teléfono de la persona propietaria del inmueble y con eso se evita un posible fraude”.