Dulce Soto
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- El 30 por ciento de las tortillas que se venden en México tiene glifosato, un herbicida contenido en el maíz transgénico que la Organización Mundial de la Salud (OMS) clasificó como probable cancerígeno para los humanos.
Así lo reportó un estudio en el que participó la académica Elena Álvarez-Buylla, investigadora del Instituto de Ecología de la UNAM.
La científica, Premio Nacional de Ciencias 2017, apunta que aún no se sabe cuántos años tendría una persona que consumir glifosato para que éste genere daño.
Refirió que estudios recientes en Europa y Estados Unidos reunieron información epidemiológica que sugiere que el glifosato no es degradable como se pensaba, sino que se acumula en el cuerpo y se asocia a la proclividad a ciertas enfermedades, como cáncer en los órganos digestivos y falla renal.
Detalló que aunque las tortillas del País tienen un porcentaje bajo de este ingrediente, el problema es que los mexicanos comen al día entre 300 y 500 gramos de este alimento, y los tóxicos podrían acumularse.
La científica señaló que el tóxico se encuentra en “tortillas industriales que están utilizando harina, básicamente MasAgro, Maseca y Minsa”.
Según el estudio, las tortillas artesanales, realizadas por productores de maíz nativo, no contenían glifosato.

ASÍ LO DIJO
Elena Álvarez-Buylla, investigadora de la UNAM.
“Como científicos sentimos la responsabilidad de alertar sobre estos resultados, pues (el glifosato) puede tener un impacto negativo en la salud pública de nuestra población”.

¡Participa con tu opinión!