Aunque su hijo resultó ileso del derrumbe del Colegio Rébsamen, en la Colonia Nueva Oriental Coapa, Ivonne Carbajal ahora tiene que preocuparse por los efectos secundarios que el derrumbe del edificio dejó en el menor.
Rodrigo, de 12 años, estudiante de secundaria de esta escuela, fue de los afortunados que se pusieron a salvo al correr hacia el patio del inmueble.
“El 19 que lo fui a recoger, lo vi entero, lo vi bien, lo llevamos a casa y su papá y yo nos fuimos a ayudar a la escuela.
“Como a los dos días fuimos a hacer un censo y le dieron un inhalador, porque yo notaba que le faltaba el aire, se le ponían los ojos rojos, tenía dificultad para respirar”, relató Carbajal, quien tiene a su hijo internado en el hospital San Ángel Inn Sur.
Esta semana, durante una caminata en memoria de las víctimas del derrumbe, una compañera de Rodrigo se desvaneció y tuvo que ser internada, lo que motivó a Ivonne a revisar a su hijo y realizarle una radiografía, la cual reveló que padecía neumonía quimicotóxica.
“Dice la pediatra que tiene los pulmones como si llevara mucho tiempo de fumar, necesita antibióticos por vía intravenosa para recuperarse”, detalló Ivonne.
Tanto él como su compañera pudieron ser víctimas del polvo y de los materiales que se desprendieron con el derrumbe del edificio.
“Lo importante sería enfatizar que todos los niños que estuvieron cerca de un derrumbe que los leven a revisar, porque de momento no se nota”, acotó Carbajal.

ASÍ LO DIJO
“Dice la pediatra que tiene los pulmones como si llevara mucho tiempo de fumar, necesita antibióticos por vía intravenosa para recuperarse”,
Ivonne Carbajal, madre del alumno.

¡Participa con tu opinión!