Dulce Soto
Agencia Reforma
CIUDAD DE MÉXICO 23-Jun-2018 .-En México se requieren esquemas de apoyo gubernamentales que ayuden a alivianar la carga que soportan los hogares y, principalmente las mujeres, por el trabajo no remunerado doméstico y de cuidados, sostuvieron expertos.
Teresa Jácome, directora de Integración, Evaluación e Investigación de Inmujeres, afirmó que el Estado es al que le corresponde garantizar que las personas con discapacidad, enfermas o adultas mayores tengan derecho a cuidados.
Podrían crearse Casas de Día para personas enfermas, con discapacidad y adultas mayores, así como esquemas mixtos que brinden atención y apoyo para descargar a los hogares de esta responsabilidad, estimó.
En el marco de su participación en el foro "El Trabajo de Cuidados", en El Colegio de México, reconoció que las acciones que se han implementado en el país para reconocer la importancia del trabajo no remunerado, que en mayor medida realizan las mujeres, han sido desarticuladas e insuficientes.
Las grandes desigualdades que hay entre mujeres y hombres, señaló, tienen que ver con la división sexual que se ha hecho del trabajo, donde a las mujeres se les ha asignado el cuidado de otras personas y el trabajo doméstico.
Refirió que por ahora se cuenta con la Política Nacional de Igualdad, en la que se incluye el trabajo no remunerado y su plan rector es el Programa Nacional de Oportunidades y No Discriminación contra las Mujeres 2013-2018.
Aunque consideró que es un avance reconocer la importancia y el valor económico del trabajo no remunerado, Jácome insistió en que deben implementarse otras acciones.
Ximena Andión, integrante de la Red de Cuidados, alertó que aunque México se comprometió hace año y medio a diseñar una Estrategia Nacional de Cuidados es probable que sea una tarea que se herede a la siguiente administración.
Explicó que en el diseño de esta estrategia participan el Instituto Nacional de las Mujeres (Inmujeres), Conapred y originalmente ONGs, coordinados por la Secretaría de la Función Pública, pero al enterarse que el Gobierno federal espió a organizaciones de la sociedad civil, éstas abandonaron los trabajos.
"El siguiente Gobierno, sea quien sea, va a tener que reportar a la Alianza de Gobierno Abierto sobre su Estrategia Nacional de Cuidados, ahí tenemos posibilidad de incidir para que sí se diseñe esa estrategia y se implemente", indicó.
La también directora del Instituto de Liderazgo Simone de Beauvoir lamentó que, pese a que la sociedad civil expuso su agenda en políticas de trabajo de cuidados a los candidatos presidenciales, las propuestas en la materia son casi nulas.
"No lo vemos reflejado en las plataformas de nadie, ni en las conversaciones de nadie, ni en los debates presidenciales. El tema de igualdad de género estuvo totalmente ausente y también el de cuidados", criticó.
Contar con una política pública nacional de cuidados, destacó, es importante para avanzar en materia de igualdad de género.
Para Carlos Alba, académico de El Colegio de México, el trabajo de cuidados muestra la inequidad en el empleo entre hombres y mujeres.
Recordó que las mujeres dedican 35 horas semanales a actividades de cuidados, y los hombres sólo 17.
El trabajo no remunerado que se realiza cuidando a niños, enfermos o adultos, representa el 7.5 por ciento del PIB nacional, precisó.