salud pieNatalia Vitela
Agencia Reforma
MÉXICO, DF.- Aunque son fundamentales para estar de pie y caminar, los pies no siempre son valorados.
Simples cuidados básicos podrían evitar dolor, infecciones y deformaciones, entre otras complicaciones.
Expertos en ortopedia y traumatología aseguran que el pie diabético es una de las principales causas de consulta en los servicios ortopédicos. Se trata de una condición que puede prevenirse y que en estados avanzados puede llevar a la amputación.
La segunda causa de consulta es el dolor del talón, cuyo origen es el sobrepeso y la obesidad, así como el uso de calzado inadecuado, y los llamados juanetes, aseguran.
Los pies además se ven afectados por hongos, verrugas plantares y dermatitis por contacto, consulta cómo evitar estas afecciones.

¿Diabetes? Eleva el cuidado
De cada seis pacientes con pie diabético que semanalmente llegan a urgencias, cuatro requieren amputación, por lo que es indispensable prevenir esta condición, advierte Onésimo Saldívar, jefe  de Angiología del Hospital Juárez de México.
Indica que los pacientes con diabetes que desarrollan pie diabético son aquellos que no llevan un control adecuado de la enfermedad.
Los pacientes descontrolados sufren ateroesclerosis, lo que origina una circulación inadecuada, así como neuropatía diabética lo que provoca falta de sensibilidad.
“El pie diabético ateroesclerótico origina dolor importante. Cuando las arterias ya están tapadas por completo el paciente incluso al estar en reposo tiene dolor.
“El que tiene predominio de la neuropatía tiene sensaciones raras en los pies, como adormecimiento, ardor y ausencia de dolor”.
Menciona que la obstrucción de las arterias que irrigan al pie produce necrosis, lo que lleva a la amputación; en tanto que la falta de sensibilidad origina que padezcan lesiones graves en el pie que les causan infección, y no lo noten. Esto también es causa de amputación.
Como prevención recomienda a los pacientes revisar a diario los pies. Se debe evitar humedad después del baño, así que es necesario secarlos bien, dice.
“El paciente tiene que buscar si tiene alguna lesión, alguna grieta o ampolla y si se encuentra algo de inmediato debe acudir con médico, además de que tiene que estar en reposo”.
Señala que es indispensable que el calzado que emplea sea el adecuado.
“Un calzado inadecuado puede producir lesiones. Puede usar zapato apretado y por lo tanto producirse lesiones en los dedos”.
Es necesario usar zapato ancho para evitar que haya comprensión, además debe ser de piel suave y suela gruesa.
Cortarse las uñas adecuadamente también es fundamental.
“Tienen mala circulación y al cortarse un pellejito puede empezar el problema”.
La mala higiene es otro factor de riesgo.
“Los hongos de los pies pueden producir grietas de la piel y dan entrada a un problema infeccioso”.
El uso de agua muy caliente también puede ser peligroso.
“No tienen sensibilidad y pueden usar agua hirviendo, lo que les causa quemaduras que les causan llagas”.

Rebota peso en los pies 
El incremento de la obesidad y del uso de calzado inadecuado han originado un número mayor casos del dolor del talón y de los llamados juanetes, coinciden expertos en ortopedia y traumatología.
Sergio Gómez-Llata García, médico del Servicio de Ortopedia del Hospital Juárez de México explica que el pie tiene un arco que se tensa con el sobrepeso y produce dolor.
“Es similar a un arco y una flecha. La cuerda del arco es un ligamento. Cuando la gente está de pie, el arco se tensa y se jala la cuerda.
“Si el paciente tiene sobrepeso u obesidad en ese punto de apoyo se aumenta el peso y eso hace que se inflame esa región y en los pacientes se manifieste con dolor en los talones”, afirma.
Cuando el paciente tiene demasiado arco también se puede provocar dolor, aclara Francisco Gómez, ortopedista y traumatólogo del Hospital General Regional Número 2 Villa Coapa.
“Apoyan mucho en el talón y en la parte de los dedos, en el metatarso. Es decir no tienen bien distribuido su peso en el pie”, indica.
Precisa que otro factor de riesgo es el uso de zapato plano, lo que origina que todo el apoyo recaiga sobre el talón.
En ese caso el zapato adecuado es el de un tacón de cuatro a cinco centímetros, que sea lo suficientemente ancho.
Además es necesario el uso de taloneras para amortiguar el impacto del talón, bajar de peso y la realización de ejercicios de estiramientos de las plantas de los pies, así como la prescripción de medicamentos antiinflamatorios.

Zapatillas costosas
El juanete es una deformidad del pie que puede ser producido por herencia, pero se ve agravado por el uso del calzado inadecuado  aclara Francisco Gómez, ortopedista y traumatólogo del Hospital General Regional Número 2.
“Especialmente el que usan las mujeres, por eso es una condición más frecuente en ellas, quienes suelen usar zapatillas angostas”.
Explica que el dedo gordo se desvía hacia adentro y la desviación es tal que empieza a empujar a los otros dedos hacia afuera.
Indica que los juanetes causan dolor y en fases iniciales se puede tratar con plantillas y separadores de juanetes que mantienen los dedos alineados, además de que se prescriben ciertos ejercicios.
“Cuando el proceso es más avanzado y la deformidad más importante la única manera de corregirlo es la cirugía”.
Otra patología común, puntualiza, son los dedos en garra.
Los dedos del pie, excepto el gordo, sufren esta deformidad, es decir, se van doblando.
En etapas iniciales se pueden corregir con plantillas y ejercicios y en etapas más avanzadas se requiere cirugía.
“Lo que condicionan los dedos en garra son callos en el dorso de los dedos de los pies. Si la paciente usa calzado ajustado los callos se friccionan y esto origina dolor”.
Se presentan cuando los pies tienen demasiado arco y por el uso de zapatos inadecuados.
Para evitar las condiciones antes mencionadas, los expertos recomiendan tener un peso adecuado y usar calzado cómodo, que sea ancho y que no comprima los dedos.
“Las zapatillas pueden usarse sólo en eventos especiales”, aconseja Gómez.

¡A consulta!
Solicite una cita con el médico si el juanete:
-Continúa causando dolor incluso después de cuidados personales, como el uso de un calzado amplio.
-Le impide realizar las actividades normales.
-Tiene cualquier signo de infección (como enrojecimiento o hinchazón), especialmente si tiene diabetes.
Prevención
Evite comprimir los dedos del pie con zapatos estrechos y que no ajusten bien.