Por FRANCISCO VARGAS M.

Tarde triunfal fue la que se vivió en la Plaza “Las Ventas” de Madrid, misma que registró una asistencia de 22 mil 636 espectadores; en lo que fue el décimo octavo festejo de abono de la Feria de San Isidro 2018, en el cual Alejandro Talavante (quien sustituyó a Paco Ureña) y López Simón, como bien se dice “Tocaron el cielo”, al salir en hombros por la “Puerta Grande” del coso venteño al cortar dos orejas respectivamente.
Como miles de aficionados, pudimos disfrutar a través de la televisión esta corrida histórica, la cual en varios pasajes de la misma, fue pasada por lluvia, y en la que saltaron seis toros de la ganadería de Núñez del Cuvillo, correctos de presentación, siendo devuelto el tercero de la tarde por estar descoordinado, siendo sustituido por uno de la dehesa de Conde de Mayalde.
Juan Bautista de azul marino y oro, con su primero que no le dio muchas opciones, estuvo voluntarioso, trazando muletazos aislados por demás meritorios para silencio.
Con “Licenciado” ante un verdadero aguacero, lo llevó al caballo por chicuelinas al paso, tomando su turno Talavante, quitando también por chicuelinas. Ya con muleta, con un piso hecho un barrizal y un toro que no se confiaba al embestir que iba rebrincado, el francés logró pases de mucho mérito. Pinchazo y estocada siendo ovacionado, saliendo al tercio.
Alejandro Talavante que vistió de gris pizarra y oro, con el bravo y emotivo “Cacareo”, número 166 con 548 kilos de la ganadería titular de Núñez del Cuvillo, bregó de efectiva manera y una vez que brindó a través del micrófono a Paco Ureña, comenzó de buena manera por bajo, pasándose el engaño y cambio de mano por la espalda, para rematar con uno de pecho de pitón a rabo. Aprovechando las estupendas embestidas del negro listón, vinieron series por el pitón derecho con cintura rota. Por el izquierdo, toreó al natural con largueza y temple, zapatillas clavadas en la arena, ligando y sin enmendar, echándose al toro atrás de la cintura, sin faltar los adornos como molinetes y largos pases de pecho. En la parte final concluyó como empezó su faena de estructura, con pases por bajo, haciendo la suerte suprema en dos tiempos, dejando una estocada entera en todo lo alto, siéndole otorgada la oreja, teniendo petición de la segunda que el juez concedió, dando la vuelta triunfal el diestro badajocense.
En lo que toca con su segundo, a pesar de la lluvia que continuaba con intensidad, tuvo momentos importantes logrando sus pases de gran fibra, terminando su gran faena entendida y medida de media, pinchazo y estocada entera, para escuchar calurosa ovación que agradeció en el tercio.
López Simón, ataviado de azul rey y oro, se abrió en capa con su primero “Comilón” a la verónica por ambos lados, ante las embestidas descoordinadas del burel, por lo que fue devuelto a los corrales.
En su lugar salió “Acoplador”, número 24 con 600 kilos, un toro desentendido con el que López Simón le puso fibra y entrega, haciendo una interesante faena que fue de menos a más, siendo prendido, cayendo a la arena, sufriendo fuertes golpes en la cara y cabeza. Sin mirarse la ropa y todo maltrecho, siguió con esa misma entrega, cuajando pases que tuvieron eco en los tendidos, siendo los últimos de ellos a pies juntos. Pinchazo en el primer viaje, sufriendo en el segundo una impresionante vuelta de campana, dejando una estocada entera para petición de oreja que le fue otorgada.
Con el cierra plaza “Galiano”, número 29 con 594 kilos, se gustó al lancear a la verónica, abriendo compás y otros a pies juntos. Ya con sarga, con un toro que iba humillado y que rompió a bueno, lo cuajó al torear muy templado, sacando lucidos pases por ambos pitones.  Estocada hasta los gavilanes, teniendo solicitud de oreja mayoritaria, misma que le fue concedida por el presidente.
Al final Alejandro Talavante y López Simón ante una afición entregada, fueron sacados en hombros por la grandiosa y triunfal “Puerta Grande” de la Plaza “Las Ventas”, siendo para ambos diestros la quinta en su carrera. ([email protected])

¡Participa con tu opinión!