Staff
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO 4-Sep.- El Procurador General de la República, Raúl Cervantes Andrade, argumentó que el registro de su Ferrari 458 en un domicilio de interés social en Xochitepec, Morelos, se debió a un “error administrativo” por parte de la empresa que le vendió el automóvil.
En un carta enviada a REFORMA, Cristina Rocha Cito, representante legal del funcionario público, negó que haya alguna ilegalidad o un intento de obtener un beneficio fiscal por parte del actual Procurador.
“En ese caso, no hay ninguna ilegalidad, ni siquiera un beneficio fiscal, lo que hay es un error administrativo en el registro de un domicilio a otro en Morelos”, afirma.
Rocha explica en su carta que Cervantes Andrade sí tiene residencia legal en Morelos.
“La propiedad está ubicada en la calle Yecapixtla, Fraccionamiento Lomas de Cocoyoc, en el municipio de Yautepec. Esta casa de Cocoyoc es propiedad de su familia desde hace 32 años y la recibió como herencia a la muerte de sus padres”, asegura.
Añade que, efectivamente, el Ferrari 458 Coupé de 8 cilindros fue comprado por Cervantes Andrade en 2011, cuando, señala la representante legal, el actual Procurador no ocupaba ningún cargo en el Gobierno federal, sino que ejercía “su práctica profesional” en el despacho CEA-Abogados S.C.
“El coche fue pagado con recursos del Dr Cervantes Andrade”, aclara en la misiva.
Sobre el registro del vehículo en el número 46 de la calle Paseo de la Lealtad, en el municipio de Xochitepec, Rocha señala que lo hizo la agencia que importa y vende estos coches de lujo.
“El Dr Cervantes se enteró esta misma mañana en el periódico y ya se hicieron los ajustes administrativos correspondientes”, asegura.
“El Dr Raúl Cervantes Andrade siempre ha cumplido de forma puntual, transparente e íntegra con sus declaraciones patrimoniales y de impuestos, así como con los pagos de todas sus obligaciones fiscales”, escribe Rocha en la carta.