Gonzalo Soto
Agencia Reforma

La deuda total del País fue equivalente al 48.9 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) al cierre de noviembre de este año, reveló la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP).
El nivel observado hasta el corte del onceavo mes del 2016 es el más elevado de la historia y confirma la tendencia de crecimiento acelerado de la deuda mexicana.
Por si fuera poco, la deuda total se acerca al último pronóstico de Hacienda, que prevé que el endeudamiento total sea equivalente a 50.5 por ciento del PIB al cierre de año.
Al arrancar el 2016, la dependencia prevía que el Saldo Histórico de los Requerimientos Financieros del Sector Público (SHRFSP), que es la forma más amplia de medir la deuda del País, alcanzara 47.8 por ciento del PIB.
Sin embargo, el elevado endeudamiento en el que incurrió el Gobierno federal a lo largo de este año llevó a que las obligaciones financieras del País se volvieran a disparar y dejaran atrás cualquier pronóstico elaborado inicialmente.
De hecho, con el 48.9 por ciento de endeudamiento total que se registró al cierre de noviembre, la SHCP ya rebasó en 1.1 por ciento del PIB su propia previsión inicial.
El rápido endeudamiento del Gobierno fue a lo largo de este año una de las principales causas de pérdida de confianza entre inversionistas, calificadoras de riesgo y analistas.
Las tres principales calificadoras -Moody’s, Standard and Poor’s y Fitch Ratings- pusieron este año en negativa la perspectiva de la nota crediticia de México, en gran medida por el rápido endeudamiento en que ha incurrido la actual Administración federal.
El cambio realizado por las calificadoras significa que hay un 33 por ciento de probabilidad de que en los próximos meses le bajen la nota a México, por considerar que existen más debilidades en sus finanzas públicas.
Pese a esas amenazas, el Gobierno federal y la SHCP en particular, han señalado que la deuda del País está bajo control y se encuentra bien administrada.
Según el detalle de la SHCP, alrededor de 5.8 puntos del PIB que ha registrado de aumento la deuda nacional se deben a la depreciación que ha sufrido el tipo de cambio desde el 2012.
El resto del crecimiento observado de la deuda es producto de la adquisición de más obligaciones por parte del Gobierno federal para hacer frente al gasto público, pero también para el pago de intereses.