El mercado mexicano busca los coches con cajuela. De alguna forma, y a diferencia de Europa, hemos encontrado que esta configuración de tres volúmenes nos funciona mejor que una con puerta trasera.
Chevrolet lo sabe y por ello trajo de India una nueva versión del Beat: el Notchback.
El término notchback no es muy usado, pero puede intercambiarse por la palabra sedán. Sin embargo, en un auto tan juvenil como lo es el Beat, la marca consideró que sedán sería muy señorial.
Beat también es un nombre nuevo, aunque no en modelo. Chevrolet decidió quitar el término de Spark Classic y, en su lugar ponerle este nuevo nombre, que es el mismo que se usa en Asia.
Este vehículo es un subcompacto económico y puede ser un buen primer coche para muchas personas. Es un auto citadino, con suficientes capacidades para una familia pequeña.
Incluso cabe una carreola en la cajuela y cuenta con isofix para anclar dos portabebés. De igual forma, dos adultos en la parte trasera caben sin problemas aunque no holgadamente.
La versión que manejamos fue la más equipada, llamada LTZ, y tiene todo lo que esperamos de un subcompacto moderno. El panel de instrumentos es reducido pero tiene toda la información relevante en una pequeña pantalla monocromática, incluyendo tacómetro y computadora de viaje.
El volante integra controles del estéreo. Además, tiene una pantalla táctil de 7 pulgadas con sistema de manos libres, conexión USB y Bluetooth para smartphones.
La mecánica fue creada para ser un buen coche citadino. El motor es pequeño, de sólo 1.2 litros de desplazamiento y genera 81 caballos de fuerza. Sólo se ofrece una transmisión: manual de cinco velocidades, lo cual no es lo más cómodo en ciudad, pero no podemos quejarnos, la operación del embrague es suave y fácil de modular.
Con este pequeño motor, el carácter del coche es más bien para ciudad que para carretera. En nuestra prueba pudimos constatar que el auto puede mantener altas velocidades pero no sin esfuerzo del motor y repercusión en la cabina. Las recuperaciones tampoco son rápidas y los sobrepasos deben de hacerse a su paso y usando todo el tacómetro.
En ciudad las cartas se invierten y el pequeño 1.2 se vuelve activo. Funciona bien y lo mejor es que Chevrolet argumenta que logran un rendimiento de combustible por encima de los 20 kilómetros por litro.
Hay tres versiones del Beat notchback y el precio inicial es de 157 mil 900 pesos. Nos hubiera gustado que las primeras dos versiones hubieran incluido frenos antibloqueo, pero esto solo está disponible en la versión LTZ, con un precio de 200 mil 800.

Motor 1.2 litros 4 cilindros
81 hp
Dos bolsas de aire frontales
Transmisión manual de 5 velocidades
Desde 157 mil 900 pesos hasta 200 mil 800

Compartir
Artículo anteriorSin tener membresía
Artículo siguienteDromomanía