Después de una serie complicada ante los Pacers, el día de ayer LeBron James demostró porque es considerado uno de los mejores jugadores de todos los tiempos. Aunque antes del encuentro, aseguró sentirse agotado por lo demandante de la serie ante Indiana, en el primer duelo ante los Raptors de Toronto, nuevamente “El Rey” cargó con los Cavaliers para guiarlos a ganar el primer juego de la serie en tierras canadienses, en un partido que fue a tiempo extra, Cleveland logró vencer a los mejores de la temporada regular y adelantar la serie en su favor.
Con un primer cuarto del lado de Toronto, los locales se fueron con todo al ataque, logrando que su mejor jugador DeMar DeRozan encontrara en varias ocasiones el aro e hiciera daño; los Cavs iniciaron fríos el encuentro y se quedaron bastante atrás en la pizarra al perder 33-19 dentro del primer cuarto. Para el segundo, LeBron se prendió y comenzó a liderar al equipo en busca de reaccionar, ayudado por J.R. Smith que aportó puntos en la pizarra, para recortar distancias antes de irse al medio tiempo.
En la segunda parte del encuentro, James tomó las riendas del partido y con jugadas de todo tipo, fue el que tomó la batuta del partido. Ambos equipos tuvieron sus momentos y casi al expirar el reloj, Toronto se quedaba con el partido pero el juego acabó 105-105, por lo que se tuvo que ir a tiempo suplementario para decidir el ganador del encuentro. Ahí los Cavs fueron los más certeros y terminaron ganando el partido 113-112 en un juego cardiaco digno de playoffs de la NBA.
LeBron James terminó con un triple-doble más en su carrera gracias a que coleccionó 11 rebotes, 13 asistencias y 26 unidades; el mejor de Toronto, DeRozan con 22 unidades que no fueron suficientes para evitar la caída de los Raptors.

¡Participa con tu opinión!