Staff
Agencia Reforma

HOUSTON, EU 27-Ago.- La ciudad de Houston está bajo el agua. Los diversos ríos y canales que cruzan la urbe se desbordaron en las calles debido a las intensas lluvias provocadas por la tormenta “Harvey” que sacude el sureste de Texas desde el viernes.
Medios locales contaban ayer al menos 6 muertos, pero se espera que la cifra aumente mientras los socorristas logren llegar a las zonas más afectadas.
“Este es un evento sin precedentes y todos los impactos son desconocidos y van más allá de cualquier cosa que se haya experimentado”, informó el Servicio Nacional de Meteorología (NWS, por sus siglas en inglés) en Twitter.
Ante la situación catastrófica que ha producido la tormenta, el Presidente Donald Trump viajará mañana a Texas para evaluar los daños del ciclón, el primero que enfrenta durante su mandato, según indicó la Casa Blanca.
En algunos sectores de Houston, la segunda ciudad más grande de Estados Unidos, el agua llegó hasta los tejados de las casas, inundando carreteras y vecindarios completos con una acumulación de 584 milímetros de agua. Cerca de mil personas tuvieron que ser rescatas ayer de sus casas y vehículos.
En una rueda de prensa, el Alcalde de esta ciudad, Sylvester Turner, pidió a los vecinos que no colapsen el número de emergencias 911 y les aconsejo que, si el agua inunda sus hogares, suban directamente a los tejados de sus casas para poder ser rescatados, en vez de refugiarse en los áticos donde pueden quedar atrapados.
Según indicó el NWS, en los próximos días el agua podría alcanzar la cifra récord de 1270 milímetros en algunas partes del estado, mientras que en Houston es posible lleguen hasta 1016.
El pánico invadió a la población. Los dos aeropuertos principales de la ciudad suspendieron todos los vuelos comerciales ayer. Algunas personas trataron de escapar en sus coches, pero eso creó mayores problemas, ya que los vehículos se quedaron atrapados en el agua.
Varios tornados tocaron los suburbios de la zona. En el sector de Missouri City, al oeste de Houston, un tornado dejó al menos 50 casas destruidas. Y la previsión es que la lluvia continúe a este ritmo durante días.
El Gobernador de Texas, Greg Abbott, anunció ayer el despliegue de 3 mil oficiales de la Guardia nacional y estatal, una fuerza militar de reserva que suele movilizarse en catástrofes naturales y en situaciones de desorden público.
“Es malo y está yendo a peor”, reconoció en una entrevista en la cadena Fox Abbott, quien expresó su preocupación por los miles de millones de dólares que costarán las labores de reconstrucción.
Al respecto, el jefe de la Agencia Federal de Manejo de Emergencias (FEMA), Brock Long, dijo a la CNN que Texas necesitará durante años la ayuda de su agencia para poder recuperarse del paso del huracán Harvey, que calificó como un evento histórico nunca visto.
“Harvey”, que la noche del viernes tocó tierra en Rockport como huracán de categoría 4, continuó ayer con vientos de 65 kilómetros por hora, informó el Centro Nacional de Huracanes (CNH).

¡Participa con tu opinión!