Saúl Alejandro Flores

Estimados lectores, es llamativo el caso de Aguascalientes en donde podría presumirse que existen condiciones para que afloren conflictos en torno al agua, sin embargo, ¿qué ha sucedido para que sólo quede en el ámbito de inconformidad, queja o reclamo? O que se llegue a ser parte de una bandera electoral en una disputa por el poder político.

Antes de continuar quiero reconocer y agradecer al equipo de trabajo que ha conformado el Dr. Raúl Pacheco Vega en torno al proyecto: “Conflictos por el agua; a través de esta iniciativa he podido conocer a jóvenes o sangre fresca valiosa en el sector en el área de investigación académica, como Óscar Salvatore, Marcela Pomar, Alejandra García, Sandra Núñez, Ernesto Granados, Ana Karen González y con el respaldo de Jaime Sainz Santamaría, hemos colaborado en torno a ello, estoy seguro que los trabajos que ellos y otros más que forman parte de dicho proyecto tendrán conclusiones de alto valor.

Destaca la reflexión que les comparto, respecto a que en Aguascalientes han existido condiciones para que se afloren o como se dice, exploten conflictos, pero a diferencia de otros lugares del mundo no se han dado, de ninguna manera pretendo en esta exposición incitar a la violencia, pero llama la atención esa circunstancia o latencia, porque de no ser atendidas y solucionadas algunas condiciones los conflictos podrían estallar en un futuro.

El agua siempre ha sido motivo de disputa, la lucha por posiciones y recursos escasos; en Aguascalientes desde los inicios de la colonización en la región por parte de los españoles se vivieron disputas por el agua, en las cuales los visitadores resolvían con un pragmatismo; personajes como Gaspar de la Fuente han sido notables, en la lucha legal por los usos del agrícola para cultivar trigo con el alto consumo de agua o permanecer con las huertas que consumían menos agua que los cereales, conflicto que se desarrolló en lo que ahora es el Barrio de Triana.

Vendrían conflictos que inducirían a la construcción de la presa de Malpaso, en el desplazamiento de la población de San José de Gracia, (conflicto vigente en el ámbito del litigio) sin embargo, el impacto o desarrollo podría exhibir un bajo perfil, comparado con el reciente en cuanto a movilización incluso internacional con la construcción de la presa Zapotillo.

A principios del siglo XX se tendría el vivido por el gobernador porfirista Alejandro Vázquez del Mercado, quien como lo documenta el investigador Jesús Gómez Serrano, con el proyecto de construir un tanque elevado y adoptar el suministro de agua a los domicilios tuvo sus costos, más allá del financiero en una obra proyectada en aquel entonces de un millón de pesos aproximadamente y que sería financiada por la banca, con una obra mal ejecutada y una deuda a un constructor americano, deuda que sería desconocida después por el gobernador maderista Alberto Fuentes Dávila.

Parecería que Aguascalientes a partir de esa obra y otras más que se emprendieron que pretendían abastecer a través de una red tendrían deficiencias y así fue, no porque las redes fueran mala opción, sino porque desde sus orígenes no se le dio la seriedad técnica y profesional que se demandaba para el uso público urbano, (parece ser una maldición el poco entendimiento hacia el sector agua potable).

Transcurrió el siglo XX y los gobernadores continuaron emprendiendo obra: redes, entubar arroyos y perforar pozos (Benito Palomino según se refiere en sus primero hasta tercer Informe de Gobierno), en fin, la gestión y administración del agua, ni siquiera era concebida. A finales del siglo XX vendría el asomo de otro conflicto que no ha llegado a tribunales, pero que permanece con un muy bajo perfil, al grado que parece que el control que se tiene ha sido por ser una bandera electoral, es el tema del descontento con el servicio de agua potable a través de la prestación por una concesionaria. Tema mediatizado y manipulado porque en momentos cuando se ha enfocado de una manera precisa y calculada trae votos, lamentablemente en un futuro esto no podría continuar siempre, dado que la ciudadanía bajo la dictadura de las percepciones oscila entre otros problemas como son la inseguridad y el desempleo, básicamente, con esto tampoco quiero decir que no sean problemas, lo son y son graves, pero en su momento la mercadotecnia política tiene puntuales expertos que focalizan a distraen o encauzan la atención. Pero olvidan que en algún momento se puede salir de control por la disputa de grupos e intereses políticos, con el resultado predecible que el perjudicado será el usuario al no ver mejorado la calidad del servicio, sin embargo, vale la pena detenerse aquí y reparar que el usuario tiene voz y reclama, pero el agua es un objeto no valorado, adolece de voz, y los efectos que se reflejan en la alteración de su calidad y calidad, esos sí se sienten, la sustentabilidad del recurso sigue pasando desapercibida en ese sector; no se valora la importancia de que la mejora del mismo debe dejar de ser bandera política o de etiquetar enemigos, porque de ser así sea el Municipio o una empresa quienes presten el servicio éste será deficiente y complicará el problema y se puede salir de las manos para convertirse en un verdadero lío.

La ausencia de política hídrica en el país y en el estado, también pueden lamentarse, un conflicto futuro puede visualizarse si se persiste en traer agua del Juchipila, conducirlo a la presa Calles, la movilización de grupos en Zacatecas e incluso de los usuarios del distrito de Riego pueden establecer condiciones muy altas, o bien existir negativas en algún punto que se opongan al trasvase. Aguascalientes parecería que no es tierra de conflictos por el agua, los ha habido pero su dinámica es discreta, asociada al autismo e indiferencia de autoridades, olvido de los usuarios y todo lo contrario por quienes han aprendido a sacar ventaja del manipuleo político, ya que el agua es lo que menos importa. Dice un dicho “que no se debe jugar con fuego”, aquí les diré que tampoco con el agua, dado que: quien con el agua juega se le puede desbordar, terminar ahogado y devastado en un escenario. Recuerden amables lectores que es importante emprender acciones y concientizarse para garantizar que en México y Aguascalientes el agua nos alcance.

Comentarios: saalflo@yahoo.com