La industria nacional de autopartes en México, que representa a mil quinientas empresas con 865 mil empleados, reporta este 2019 un crecimiento de 2.6% con una derrama económica de cien billones de dólares, con respecto a las cifras del año anterior.

El director de estudios económicos de la Industria Nacional de Autopartes, Julio Cesar Galván Cruz señaló que este sector mantiene un desarrollo constante y no se ha frenado, por el contrario ha aumentado la demanda de un mayor número de autopartes que va más allá de la producción de vehículos compactos.

Aseveró que la Región Bajío, a la que pertenece el estado de Aguascalientes junto con San Luis Potosí y Querétaro, enfrenta un crecimiento considerable y la tierra aguascalentense aporta el 5 por ciento de la producción nacional de autopartes.

A raíz del T-MEC, la industria de autopartes se encuentra a la espera de que sea firmado, pero una vez que ocurra se convertirá en un mayor detonante a favor de este sector. Por ahora se trabaja al amparo del NAFTA. Así las cosas, se continúa trabajando sin mayores contratiempos.

Asimismo señaló que esta industria se encuentra atenta del clima económico en México, motivo por el cual se trabaja con el gobierno, los empresarios y el desarrollo de iniciativas productivas para hacer crecer a esta actividad, porque es la primera o la segunda más importante de esta nación.

Julio Cesar Galván Cruz precisó que la industria de autopartes se vincula con las empresas, las armadoras, pero sobre todo el desarrollo de proveedores y la generación de inversión extranjera directa para crecer y fortalecerla.

Para el ejercicio fiscal 2020, la industria nacional de autopartes pretende crecer a una derrama económica en producción por la cantidad de 103 billones de dólares a través de las mil 500 empresas instaladas en territorio nacional.

Finalmente, señaló que se trabaja con diferentes empresas en el ámbito internacional para que vengan a establecerse a este país.