Debido a las altas temperaturas que se registran en la entidad, el director de Regulación Sanitaria, Octavio Jiménez Macías, alertó a la población en general a extremar cuidados en el manejo y conservación de los alimentos para evitar intoxicaciones por el consumo de comida descompuesta; “hay que ser cautelosos al elegir el puesto de frutas o fritangas”.

Informó que en lo que va del año, se han realizado 1 mil 482 visitas de verificación sanitaria a establecimientos que procesan alimentos, durante las cuales se han tomado 2 mil 547 muestras de productos, a efecto de constatar que no se encuentran contaminados con microorganismos patógenos, tales como Salmonella, Escherichia coli, Staphylococcus aureus y Listeria monocytogenes, entre otras.

El 35% de las muestras están fuera de norma y en tales casos se sanciona al comerciante, la mayoría con un monto de 50 a 100 días de salario; pero si se trata de grandes establecimientos, la multa puede llegar a los mil dsm, dependiendo de la gravedad de la falta.

Jiménez Macías señaló que una condicionante en el deterioro o contaminación de los alimentos es precisamente la temperatura, motivo por el cual hay que tener especial cuidado en el cumplimiento de las reglas de conservación, tales como el mantener la comida fría o caliente, pero nunca a temperatura ambiente, ya que el rango de descomposición va de los ocho a los 59 grados centígrados.

Precisó que los alimentos que requieren refrigeración, deben mantenerse a una temperatura máxima de siete grados centígrados; en tanto que en el caso de los alimentos calientes, su conservación debe ser de 60 grados.

El funcionario refirió que la ciudadanía es responsable del cuidado de su salud, por lo que además de observar lo referente a la conservación de la comida, es de vital importancia realizar el lavado de manos siempre que se vayan a preparar o consumir alimentos, así como después de ir al baño.

El lavado de frutas y verduras es otro factor que se debe tomar en cuenta, ya que no basta un enjuague con agua simple, en virtud de que esa práctica por sí misma no abate las cargas bacterianas y puede dar pie a casos de infecciones gastrointestinales, razón por la cual, dijo, es necesario realizar la desinfección de tales alimentos, mediante el uso de los diversos productos disponibles en el mercado para tal fin.

Finalmente, destacó que en lo que va del año se han efectuado 212 aseguramientos de productos, así como 44 suspensiones de trabajos y servicios.