Aguas con las redes advierten Méndez y Luna

CDMX.- La publicación de información y opiniones en redes sociales tiene repercusiones.
Los actores Diego Luna y Luis Gerardo Méndez, protagonistas de la obra Privacidad, lo han tenido que aprender en carne propia.
Aunque siguen entendiendo las herramientas digitales y cómo usarlas, sostuvieron que actualmente son más prudentes sobre lo que comparten, pues tienen presente que todo tiene un efecto y un contexto que no siempre es tomado en cuenta.
“Una foto no trae fecha, no trae horario y no dice atrás qué estabas pensando cuando te la tomaste.
“Yo recuerdo haber estado en un evento en el que acabé fotografiado al lado de (Vicente Fox), y no me acuerdo si era una boda o qué, pero en ese contexto probablemente nadie me hubiera reprochado el haber aceptado esa foto. Sin embargo, después de una declaración de Fox esa foto se sale de contexto y se vuelve casi una traición a la patria”, señaló Luna.
Para los histriones, sin embargo, esto no ha sido impedimento para que usen sus redes como plataforma en la que comparten opiniones o causas.
La mañana de ayer, usó esa misma vía para compartir una petición que llamaba a sustituir la Procuraduría General de la República (PGR) por una Fiscalía eficaz que frene la impunidad.
“Un tuit no va a cambiar el mundo. Pero sí va a hacer que más gente se entere de algo que no está bien o firmar un change.org que puede tener una repercusión, en el mejor de los casos”, expresó Luis Gerardo Méndez.
El tema tiene cautivos a los actores, quienes además fungen como productores de la obra, al lado de Tina Galindo, Claudio Carrera y OCESA, con dirección de Francisco Franco.
A partir del 5 de octubre en el Teatro Insurgentes, Luna y Méndez alternarán funciones para interpretar a un escritor que busca un tema y acaba navegando en la red.
“El viaje es muy particular. Desde que llegas se te va a pedir que tengas tu teléfono encendido. El público va a ir siguiendo a través de su teléfono, el viaje que hace el escritor, en el escenario y con el celular. La experiencia se vuelve mucho más compleja”, apuntó Méndez. (Fabiola Santiago/Agencia Reforma)