El ISSEA emitió recomendaciones en caso de inundación por lluvias, las cuales pueden llegar a causar grandes pérdidas económicas y poner en riesgo la salud de la población.
Es importante que los ciudadanos conozcan y apliquen las principales medidas de prevención y autoprotección para saber qué hacer, llegado el momento.
Antes de cualquier contingencia se debe estar preparado: almacenar agua, alimentos enlatados, impermeables y botas, guardar documentos importantes en bolsas de plástico selladas, localizar lugares altos y rutas para llegar al refugio temporal, y no construir cerca de ríos o cañadas.
Es necesario dirigirse al refugio más próximo de la comunidad, llevar consigo lo indispensable, en caminos inundados no utilizar automóvil, conservar la calma, mantenerse informado y atender las indicaciones de las autoridades de protección civil, no nadar en caminos inundados, evitar cruzar el cauce de los ríos y no acercarse a postes o cables de electricidad dañados.
Regresar a casa, hasta asegurarse que no hay riesgo de derrumbe, adoptar medidas extremas de higiene en alimentos y agua potable, desalojar líquidos estancados para evitar plagas, mosquitos, enfermedades e infecciones, limpiar restos de sustancias tóxicas e inflamables y reportar a los heridos a las autoridades, sin intentar moverlos.
Los refugios temporales serán asignados por las autoridades de Protección civil y de los municipios, por lo que es indispensable localizar el más cercano a su comunidad.
Recuérdese que en la ciudad capital, el sur poniente es la zona de más riesgo de inundación, por lo que los vecinos deben estar alerta; hay que vigilar de cerca de niños y ancianos, principalmente.

¡Participa con tu opinión!