Abel Barajas
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- Roberto Borge ya no tiene ningún recurso legal para impedir su extradición a México, y sólo está a la espera de que el Gobierno de Panamá defina la fecha de su entrega, informó su defensa.
Uno de los abogados del ex Gobernador de Quintana Roo, quien pidió no ser citado, dijo que aún no tienen claro si su cliente será puesto a disposición de un juez federal del Estado de México, por la acusación de lavado, o ante la autoridad judicial del Estado, donde tiene tres órdenes de captura por diversos ilícitos de corrupción.
“Los abogados de aquí (en Panamá) no nos dan un tiempo exacto sobre su traslado, puede tardar desde dos días hasta semanas”, explicó.
“Todavía no tenemos claridad en esta parte (la autoridad judicial ante la que será puesto a disposición), porque tiene diversos procedimientos, todavía no hay mucha claridad en ese sentido”.
Confirmó que el litigio contra la extradición concluyó ayer con los diversos fallos de la Corte Suprema de Panamá, que le negó tres habeas corpus y un incidente de objeciones.
Ahora, dijo, ya sólo depende del Ejecutivo panameño organizar los trámites finales y la logística con el Gobierno de México para concretar su traslado.
El ex Mandatario quintanarroense fue detenido el 4 de junio pasado en el Aeropuerto Internacional de Tocumen, en Panamá, antes de tomar un vuelo a París.
México solicitó su extradición con base en cuatro causas penales, una federal por el delito de lavado de dinero y tres del fuero común por los delitos de peculado, aprovechamiento ilícito y ejercicio indebido de la función pública.
En el caso de la PGR, por el cual fue detenido inicialmente con fines de extradición, se le acusa de haberse valido de su mandato para vender a sus familiares y amistades un total de 24 inmuebles que eran propiedad del Gobierno estatal.