El aguacate fortalece diferentes órganos y tejidos por su contenido de grasas monosaturadas y 75% de ácido oleico; es altamente benéfico, pues ayuda a reducir los niveles del colesterol y mejora la circulación, por lo que es recomendable para personas con problemas cardiovasculares e hipertensión arterial.
Rocío Romero Valdovinos, nutrióloga del IMSS, explicó que este fruto es rico en vitaminas A y E (antioxidante), así como en B y B6; éstas últimas favorecen el óptimo funcionamiento del sistema nervioso, por ello es que ayuda a las personas estresadas, nerviosas y deprimidas.
Es recomendable comer diariamente 100 gramos de aguacate, aproximadamente la cuarta parte de una pieza, para bajar los niveles de colesterol, glucosa y mejorar la circulación sanguínea, disminuir la tensión nerviosa y la depresión, así como favorecer una buena digestión y proteger al estómago de úlceras y gastritis.
Sin embargo, debido a su alto contenido calórico, no se debe abusar de este alimento, sobre todo si se tiene sobrepeso u obesidad. Se sugiere que la consuman los deportistas que se encuentran muy agotados y que gastan muchas calorías.
En niños y adolescentes ayuda a un óptimo desarrollo, ya que es un alimento rico en potasio, hierro y magnesio, importantes para estas etapas de crecimiento.
También se recomienda para los que sufren de anemia, pues el aguacate disminuye la presencia de trastornos digestivos por su acción alcalina, suavizante y protectora de las mucosas; además, contiene dos gramos de fibra, lo que favorece una mejor digestión y en los diabéticos baja la glucosa.
Igualmente, es rico en minerales como el potasio y el magnesio, necesarios para la transmisión y generación del impulso nervioso, para la actividad muscular normal e interviene en el equilibrio de agua dentro y fuera de la célula.
“El magnesio se relaciona con el funcionamiento de intestinos, nervios y músculos, forma parte de huesos y dientes, mejora la inmunidad y posee un suave efecto laxante”, comentó finalmente.