Al llegar a sus primeros quince años de vida, Damaris Esmeralda Molina Afanador lució radiante para darle la bienvenida a la maravillosa etapa de la juventud.
La quinceañera acudió al templo de Nuestra Señora del Refugio con sus papás, Carlos Molina Villarreal y Patricia Afanador Zúñiga, así como con sus padrinos, Sandra Ruiz y Juan Castillo, para junto con ellos agradecer al Padre Celestial el regalo más grande que ha recibido: la vida.
Al término del acto sagrado, la familia de la homenajeada tuvo a bien preparar para ella, un banquete en su honor que se llevó a cabo en la compañía de sus seres queridos, entre ellos las amistades de la quinceañera, que la felicitaron enormemente.