Agradece a Dios su juventud

Con motivo de su décimo quinto aniversario de vida, Andrea González Cenovio acudió a la Catedral Basílica de Nuestra Señora de la Asunción, para dar gracias al Creador por el don de la vida.
Con ella participaron de la santa misa sus padres, Miguel Ángel González y Azucena Cenovio, al igual que sus padrinos Daniel González y Araceli Campos, quienes le dieron infinitas bendiciones a la cumpleañera.
Por la noche, la jovencita disfrutó de una agradable velada en compañía de sus invitados, durante el festejo que en su honor se celebró.