La sociedad “envejece” y no estamos preparados con infraestructura ni servicios para este sector de la población. De acuerdo con las proyecciones que estima el Consejo Nacional de Población (Conapo), en este año habitan en el país casi 13 millones de personas de 60 y más años; en Aguascalientes, 150 mil.
En el primer trimestre de 2017, la tasa de participación económica de esta proporción poblacional es de 34%, mientras que la población no económicamente activa representa 66% y de éste, más de la mitad (54%) se dedican a los quehaceres del hogar, con datos del INEGI.
El 14 de diciembre de 1990, la Asamblea General de las Naciones Unidas designó el 1° de octubre como el Día Internacional de las Personas de Edad, el cual se conmemora anualmente y tiene como objetivo reconocer la contribución de los adultos mayores al desarrollo económico y social, así como resaltar las oportunidades y los retos asociados al envejecimiento demográfico.
Entre 1970 y 1990, el porcentaje de adultos mayores respecto a la población total pasó de 5.6 a 6.2%; para 2017 dicho porcentaje es de 10.5% y de acuerdo con la ONU, su tendencia esperada en los próximos años la colocan como una de las transformaciones sociales de mayor trascendencia del siglo XXI.
Conforme a la Ley pro senectos, estas personas deben recibir protección por parte de la comunidad, la familia y la sociedad, así como de las instituciones federales, estatales y municipales.
Datos de la Encuesta Nacional de Ingresos y Gastos de los Hogares (ENIGH) 2016 señalan que en el país hay 33.5 millones de hogares y en 30.1% de éstos reside al menos una persona de 60 y más años. La composición de los hogares, donde vive al menos un adulto mayor, es clasificado como familiar en un 83.5%, en tanto que el resto (16.5%), lo conforman los hogares unipersonales o corresidentes (donde no hay ningún lazo de parentesco entre sus integrantes).
Un aspecto que vulnera a las personas de edad es no tener un apoyo al interior del hogar, por lo que instituciones gubernamentales resulta ser de gran valía en los gastos que realizan los integrantes del hogar donde reside un adulto mayor.
De acuerdo con la información de la ENIGH 2016, del total de adultos mayores, 6.7% recibe remesas, 28.8% recibe donativos de otros hogares e instituciones públicas, mientras que 49.2% recibe apoyos por programas gubernamentales.