CDMX.- La actriz Elisa Vicedo alza la voz con el fin de exigir justicia y erradicar la violencia de género.
Durante un evento público, la tarde del domingo, tuvo un enfrentamiento físico con el actor Eduardo Carabajal, lo que le dejó una herida cerca del ojo izquierdo, esto luego de haberlo tachado de violador.
“Lo primero que hizo fue ir a confrontarme, me dijo: ‘Tú y yo necesitamos hablar ahorita’. Eduardo me jala del brazo y me dice al oído: ‘Te callas o te mato’. Me llevan mis compañeros por mis cosas y salí de Parque Hundido (lugar donde estaban)”, afirmó Vicedo en conferencia de prensa.
Al ver al actor, Elisa, de inmediato, llamó a su papá, Willy Vicedo, quien se encontraba también en el lugar.
La joven de 22 años regresó al espacio acompañada de su padre y su amiga, la también actriz, Esperanza Morett.
Willy intentó dialogar con Carabajal e incluso le pidió que se retirara del lugar, según Elisa.
La plática entre su padre y Carabajal comenzó a tornarse difícil, dijo, por lo que intentó separarlos.
“Pudo haberme pasado en otro lugar, en cualquier otro. (La agresión) pasó en un lugar lleno de gente, me abrió el ojo el señor (Carabajal), ¿qué hubiera pasado si hubiera sido en otro lugar?”, expresó.
Después de este hecho, Elisa acudió a las instalaciones de una agencia del Ministerio Público ubicada en la Delegación Cuauhtémoc para levantar una demanda por lesiones físicas.
Ahí aprovechó para denunciar que Carabajal había abusado sexualmente de ella hace dos años, proceso del que se negó a dar detalles en la conferencia debido a que no quiere entorpecer la investigación.
“¿Por qué hablo? Porque no me tuve que haber callado, hay muchas personas que han vivido esto. (En su momento) No quise hablar (sobre el abuso sexual que sufrió), pensé que iba a ser juzgada y nadie me iba a creer”, manifestó.
Durante la conferencia estuvieron presentes algunas figuras que fueron testigos de los hechos ocurridos el fin de semana, entre ellos Morett, quien mostró unas capturas de pantalla sobre la forma en cómo Carabajal le contestó luego de que le pidiera hacer un casting en topless para la película El Sacerdote.
Por su parte, Carabajal dio algunas declaraciones donde se deslindaba de las acusaciones de Elisa.
La víctima está en espera de una resolución por parte de las autoridades, para determinar qué procede en cuanto a ambos delitos, según comentó.
Aunque la actriz señaló no haber recibido amenazas tras hacer públicas las agresiones, comentó que hace tres meses fue víctima de intimidaciones telefónicas y un intento de extorsión luego de denunciar el supuesto abuso sexual ante un productor de Teatro En Corto, cuyo nombre no quiso proporcionar. (Froylán Escobar/Agencia Reforma)