Benito Jiménez
Agencia Reforma

VERACRUZ, Veracruz.- La descoordinación entre el Gobierno de Veracruz y la Fiscalía General del estado ya afectaron la investigación de la masacre ocurrida Minatitlán el pasado viernes.
Las diferencias políticas entre el Gobernador Cuitláhuac García y el Fiscal Jorge Winckler llevaron a que incluso la prensa supiera primero el nombre de dos presuntos vinculados al ataque armado donde murieron 13 personas, entre ellas un bebé.
El domingo, el Secretario de Seguridad Pública, Hugo Gutiérrez Maldonado, informó de dos «objetivos» ligados a la masacre.
«Ya hay objetivos en la mira, se han logrado identificar a algunas personas de los cuales dos ya manejamos como objetivos. La investigación va muy adelantada. Todos (los involucrados en el crimen) están ligados a un grupo de la delincuencia organizada», refirió el funcionario.
De esos dos presuntos objetivos, el Fiscal Winkler no estaba enterado, al grado de que ayer pidió a Maldonado entregar información veraz de esos supuestos involucrados para solicitar a un juez las órdenes de aprehensión.
Los alias que fueron ventilados a la prensa son «El Lagarto» y «El Pelón», operadores del Cártel de Jalisco Nueva Generación (CJNG).
«Por los testigos sabemos la fisonomía de los atacantes, su vestimenta, pero hasta el momento no tenemos ningún apodo o nombre, si Seguridad Pública los tiene identificados le vamos a solicitar la informática», reprochó Winckler.
Desde el viernes la SSP del estado desplegó sin éxito a decenas de elementos en Minatitlán y Coatzacoalcos en busca de los responsables de la masacre.
A la par, elementos de la Fiscalía se abocaron a solicitar grabaciones de cámaras de seguridad, principalmente de empresas, pues las de las autoridades locales no funcionan.
El Gobernador se comprometió ayer a detener a los culpables de la masacre y evitar que se escapen, aunque dijo que es responsabilidad de Winckler determinar quiénes son.
«De que se resuelve se resuelve, a pesar del Fiscal. Esperamos que el Fiscal acelere las investigaciones para que determine quiénes son los culpables y nosotros vayamos por ellos, no se van a escapar», dijo el mandatario en entrevista.
En tanto, la Fiscalía indicó que detrás del crimen de 13 personas en Minatitlán hay una pugna entre cárteles por el cobro de piso y el narcomenudeo.
«Nosotros vamos a pedir al Fiscal que asista en una de las reuniones donde nos pueda informar cuál es el avance de sus investigaciones, porque está en el ámbito de su competencia», dijo García.
En medio de la racha de inseguridad y la descoordinación entre autoridades del Gobierno estatal y la Fiscalía, el Presidente Andrés Manuel López Obrador defendió la labor del García y consideró «un error» que, dijo, el ex mandatario Miguel Ángel Yunes haya impuesto a Winckler por nueve años en el cargo.
«Ésta fue una práctica común durante el imperio de la corrupción, donde se protegían unos a otros.
«El hecho de que lo haya dejado el Gobernador anterior y que esté actuando en protección del viejo régimen llama mucho la atención», señaló.
En contraste, levantó la mano a García y reiteró que es honesto.
«Tiene todo el apoyo, todo el respaldo del Gobierno federal, y le tenemos confianza porque es una gente honesta», aseguró.