Luego de los comicios del pasado 1 de julio, la dirigencia nacional del PRI atraviesa por una crisis financiera que la dejó sin recursos hasta para pagar la quincena.
De acuerdo con el testimonio de varios priistas, el propio líder nacional del tricolor, René Juárez, reconoció el problema de caja que enfrenta el Comité Ejecutivo Nacional (CEN) para cubrir gastos por concepto de salarios.
El ex gobernador guerrerense se refirió al tema durante la reunión privada que sostuvo el pasado viernes con los ex presidentes de su partido.
“En la plática comentó cómo veía las cosas en el partido, que los tiempos por venir eran muy difíciles y que no tenía dinero ni para pagar la quincena”, relató uno de los presentes en el encuentro.
En octubre del año pasado, el entonces dirigente del tricolor, Enrique Ochoa, aseguró que la burocracia de ese partido no tenía nada de qué preocuparse, ya que ese instituto político contaba con suficientes ahorros para pagar los gastos de personal, a pesar de que habían decidido renunciar a las prerrogativas para reasignar el gasto para los damnificados del sismo.
Sin embargo, en los últimos meses de campaña, fue frecuente escuchar las quejas de aspirantes de diversos estados del país por la falta de recursos y hasta de utilitarios para realizar proselitismo.
Las finanzas del tricolor han estado a cargo de Luis Vega, quien ha estado al frente de los manejos presupuestales del tricolor en las dirigencias de Pedro Joaquín Coldwell, César Camacho, Manlio Fabio Beltrones y Enrique Ochoa.
El político sinaloense, avecindado en el Estado de México, sigue hoy al frente de las finanzas del tricolor y es conocido por su cercanía con el grupo político del Presidente Enrique Peña Nieto.