Alerta la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros, sobre la circulación de monedas apócrifas, por lo que exhortó a las personas a darse el tiempo de revisarlas para evitar ser defraudados.

Al igual que sucede con billetes -prácticamente de todas las denominaciones-, la dependencia ha alertado sobre la detección de monedas falsas de uno, cinco y 10 pesos, que han comenzado a circular. Entre las recomendaciones para detectarlas, se encuentran:

  • Observar con detalle el ensamblaje bimetálico.
  • Al tacto no debe percibirse ningún borde entre ambos metales.
  • En las originales, el anillo periférico ensambla perfectamente al centro.
  • El borde de las monedas puede variar entre liso, con ranuras paralelas o pueden encontrarse algunas que combinan ambas opciones. Sin embargo, éstas no deben mostrar rebabas o anomalías de otro tipo. En caso de que se sienta algo extraño el usuario debe dudar de su procedencia.

También es importante prestar especial atención al color único de las monedas, que no cambia con el paso del tiempo y permanecen igual durante todo su periodo de vida. En México, las monedas no llevan recubrimiento, ni chapa metálica o pintura sobrepuesta que resulte en la degradación de su color, es decir, que no se decoloran con los años. Lo que sí es normal, aclara la dependencia, es el desgaste natural y disparejo, debido al uso diario, por eso se debe mirar cuando una moneda presente un desgaste homogéneo o le falte nitidez general en el grabado, entonces seguramente se trata de una moneda falsa.