Staff
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- El Acuerdo de París está más lejos de cumplirse que nunca, advirtió un estudio de ONU Medio Ambiente.
Durante 2017, las emisiones de gases de efecto invernadero ascendieron a nivel global para alcanzar la cifra histórica de 53.5 gigatoneladas de dióxido de carbono equivalente (CO2e), luego de tres años de estabilidad, apunta el “Informe sobre la Brecha de Emisiones 2018”.
Cumplir el objetivo del pacto climático es poco probable, dado que para mantener el aumento de la temperatura del planeta por debajo de los dos grados centígrados se requiere que la brecha se cierre antes del 2030, resaltó el documento.
Lo anterior implica que las emisiones globales en 2030 sean 25 por ciento menores que en 2017.
“Los Estados deben triplicar la ambición de sus compromisos climáticos para poder limitar el calentamiento global en dos grados centígrados a finales de siglo, como lo establece el Acuerdo de París”, subrayó la ONU en un comunicado.
Para alcanzar el objetivo de 1.5 grados centígrados, los compromisos de los países deberán ser cinco veces mayores a los prometidos hasta el momento, indica la institución.
Si continúan las tendencias actuales, el calentamiento global será de tres grados centígrados para finales del siglo y a partir de entonces será mayor, alerta el estudio.
El informe de ONU Medio ambiente evalúa la brecha de emisiones, es decir, la disparidad entre los niveles de emisiones previstos para 2030 y los niveles requeridos para cumplir los objetivos de dos y 1.5 grados.
El análisis se realiza con base en las Contribuciones Determinadas a Nivel Nacional (NDC, por sus siglas en inglés) presentadas por los países firmantes del Acuerdo de París.
El estudio señala que sólo 57 países están en camino de una tendencia a la baja antes de 2030 y cuestiona si las reducciones de emisiones registradas entre 2014 y 2016 se debieron a factores económicos.
De acuerdo con la ONU, las emisiones podrían reducirse hasta 10 por ciento si se suprimen todos los subsidios a combustibles fósiles.
“Afortunadamente, el potencial de usar la política fiscal como un incentivo es cada vez más reconocido. Ya están implementadas o programadas 51 iniciativas de fijación de precios del carbono que cubren aproximadamente el 15 por ciento de las emisiones globales”, destacó Jian Liu, científico jefe de ONU Medio Ambiente.