Preocupa a la Comisión Estatal de Derechos Humanos la reciente resolución de la Suprema Corte de Justicia de la Nación sobre la detención de personas que pudiera realizar la policía por el simple hecho de considerarlas sospechosas, sin un mandato judicial de por medio. El Ombudsman, José Asunción Gutiérrez Padilla, consideró que ello aumenta el riesgo de más acciones arbitrarias y por ende un incremento de quejas por violaciones a otros derechos.
En tal sentido, externó su inquietud ante la discrecionalidad con la que podría actuar la Policía en algo tan fundamental como es la libertad de las personas. “Dice la resolución entre otras cosas, que siempre que exista una sospecha razonable, y eso me parece ambiguo y muy subjetivo, de tal manera que origina la preocupación porque podría alentarse este tipo de acción de parte de las policías”. Explicó que con frecuencia estas acciones desencadenan la violación a otros derechos humanos como las detenciones arbitrarias.
Gutiérrez Padilla estableció que las detenciones arbitrarias vinculan también a la tortura, a los tratos infrahumanos, la crueldad, e incluso la desaparición.
Ante tal panorama, el Ombudsman dijo que la instancia a su cargo seguirá recibiendo las quejas en tal sentido, cuando la gente considere que hay exceso en las detenciones. “La Corte emitió un boletín tratando de regular un poquito su propia resolución donde dice que no es así como se está interpretando, debe ser en aquellos casos en los que a la persona se le siga una investigación, un proceso judicial, pero en el camino ya nos dejó volando y encarrerados a muchas autoridades que podrían caer en esa discrecionalidad y en ese exceso”.
Finalmente, Gutiérrez Padilla reconoció que en los hechos la CEDH recibe muchas quejas por detenciones arbitrarias, ya que la garantía es que nadie puede ser molestado en su persona y en su propiedad, si no es con mandamiento judicial. “Lo novedoso de esta resolución de la Corte es que ya no es necesario el mandamiento judicial, pues bastará que haya una sospecha razonable, lo cual me parece ambiguo y subjetivo y en un momento dado, la autoridad podría invocar que lo vio”.