Isabella González
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-El Secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, aseveró que las próximas tres semanas son decisivas para la ratificación del T-MEC.

Tras un desayuno que sostuvieron el Presidente Andrés Manuel López Obrador y una delegación de congresistas de EU para abordaron el nuevo tratado de libre comercio, el Canciller indicó que explicaron temas técnicos a los legisladores del Comité de Medios y Arbitrios de la Cámara baja, encargados de aprobar primero el acuerdo comercial.

«Sabemos que entramos a una etapa decisiva las próximas tres semanas porque se empiezan las campañas electorales en Estados Unidos», manifestó.

Explicó que el Comité de Medios y Arbitrios, encabezado por el demócrata Richard Neal, solicitó la reunión porque no tenían claro cómo se está implementando la reforma laboral en México.

«No lo entendían porque el Presupuesto de Egresos de la Federación es muy difícil de leer, entonces pensaban que el presupuesto para la reforma es sólo lo que tenía la Secretaría de Trabajo, ya se les explicó que va a intervenir el Poder Judicial y que el próximo año va a entrar la reforma laboral a 10 entidades federativas, que cada una tendrá su presupuesto para ello», dijo.

Ebrard también comentó que les explicaron que los amparos presentados en contra de la reforma laboral no representan un riesgo de echar abajo la legislación.

«Segundo, el tema de los amparos, que si la ley está en peligro de ser interrumpida, pero ya se les explicó la naturaleza de los amparos que en EU no existen», señaló.

«Informó la Secretaría de Trabajo que más de los 400 amparos que se habían promovido ya fueron desechados o no tuvieron éxito, como 117, y hay otros tantos que ya se desecharon por falta de elementos, y aunque sí se gane un amparo aplica para el que lo promovió, no se suspende toda la ley».

El Canciller afirmó que se comprometieron a enviar un documento la próxima semana, lunes o martes, a Washington D.C. detallando todos estos temas.

Calificó de efectiva la reunión y aseveró que el Presidente López Obrador es quien personalmente ha estado trabajando por promover la ratificación del T-MEC en Estados Unidos.

«El Presidente lo que les dijo en síntesis fue que una de las causas principales de la 4T es cambiar las condiciones laborales, es decir, que el desarrollo de México no va a depender de bajos salarios», refirió.

«México, su futuro va a estar más en el objetivo en que la productividad y los salarios vayan de la mano, por lo tanto, hay una gran afinidad porque son personas que defienden a los trabajadores».

En el desayuno con el Presidente además de los congresistas estuvieron presentes el Embajador de Estados Unidos en México, Christopher Landau; la Embajadora de México en Estados Unidos, Martha Bárcena; y el Subsecretario para América del Norte de la SRE y negociador del TMEC, Jesús Seade.

Al finalizar la reunión en Palacio Nacional, la delegación estadounidense se trasladó a un restaurante, ubicado también en el centro de la Ciudad de México, junto con Bárcena, Seade y el Canciller Ebrard.