Cuatro pacientes de más de setenta años son incorporados diariamente al GeriatrIMSS, programa de asistencia integral con el que, además de la atención médica, se realiza una valoración psicológica y sociológica de cada caso.
El coordinador de esta modalidad, en la delegación estatal del IMSS, Dr. Antonio Vidales Olivo, detalló que el 11% de la población derechohabiente tiene más de 70 años, lo que se refleja en la demanda de atención que cada vez es mayor por parte de estos pacientes.
Tal es el caso, que los adultos mayores han llegado a ocupar hasta el 50% de la capacidad hospitalaria del IMSS, la otra mitad son pacientes de otras edades. De igual forma, las consultas de medicina familiar en unidades y de especialidad en hospitales, han llegado a sumar el 40% para solventar la demanda de este grupo poblacional.
Esto es el reflejo del crecimiento acelerado de la población de adultos mayores en todo este país, razón que dio pie a la creación del programa de GeriatrIMSS, mismo que arrancó en el 2011, inicialmente con la capacitación para enfermeras, médicos, trabajadoras sociales, nutricionistas, terapistas físicos y psicólogas que ahora trabajan en equipo para dar atención integral a estos usuarios.
Este grupo de especialistas trabajan con el paciente para que al egresar del hospital, tenga un mejor estado de independencia, autosuficiencia y funcionalidad. En caso de no tener familia, las trabajadoras sociales buscan entre los vecinos y amigos, redes de apoyo que puedan ser de ayuda; de ello se hace seguimiento y vigilancia.
Además de los hospitales, las unidades de medicina familiar No.7 y 8 ya cuentan con este programa, de modo que los derechohabientes mayores de 70 años ya pueden solicitar el servicio de valoración gerontológica. Se espera que en el mediano plazo, el resto de las unidades también cuenten con el programa.
Se detecta y brinda atención a pacientes con alteraciones de la memoria; 12% de la población con más de 70 años de edad, padece algún deterioro cognitivo.
Los síntomas suelen ser alteraciones de la memoria, cambios conductuales y deterioro del funcionamiento general del paciente; la mayoría de ellos son diagnosticados con demencia.