Zedryk Raziel Cruz Merino
Agencia Reforma

CDMX.- El Presidente Andrés Manuel López Obrador reconoció que ha habido “resistencias” de colaboradores al interior de su Gobierno ante decisiones que ha tomado.
No obstante, el Primer Mandatario señaló que, cuando él dice que algo se hace, se tiene que hacer.
López Obrador hizo alusión al tema durante el lanzamiento del Plan de Zona Franca en la Frontera Norte, en Tamaulipas.
Allí, en presencia del Gobernador Francisco García Cabeza de Vaca y funcionarios federales, el Presidente explicó que, aunque en el decreto se establece que el programa durará dos años, en los hechos estará vigente todo el sexenio.
Sugirió que se decidió decretar la aplicación por dos años en atención a advertencias de sus colaboradores de que el programa podría fracasar.
“La duración, por cuestiones jurídicas, se decide hacer el decreto por dos años, porque no crean que no hay resistencias, yo tengo resistencias hasta dentro del Gobierno, nada más que, cuando digo ‘esto va’ es porque va, me canso ganso.
“¿Por qué le ponen dos años? Porque dicen ‘qué tal que fracasa (el plan), entonces, dejamos una puerta de salida de emergencia’. No, no va a fracasar y van a ser seis años. Ésa (la del decreto) es una formalidad”
Al presentar dicho Plan, el Presidente también criticó que en el País haya un desarrollo desigual y aseguró que en su Gobierno el crecimiento se dará de manera equitativa para todas las zonas del País.
“Tenemos que crecer lo más horizontal y parejo que se pueda, no sólo en ciertas regiones del País y decrecimiento en la mayor parte. Estamos impulsando un plan de desarrollo que tiene como propósito crear cortinas para el desarrollo de las regiones del País, de Sur a Norte, para retener a los mexicanos en sus lugares de origen”, dijo el tabasqueño.
Asimismo, el tabasqueño señaló que, mientras algunas ciudades del centro del País y otras turísticas del Caribe, las zonas fronterizas viven en la marginación debido al problema de la violencia.
Al final de su intervención, prometió que en tres meses regresará a la frontera para evaluar los avances de dicho programa.
Por otra parte, la Secretaria de Economía, Graciela Márquez, sostuvo que se puede aprovechar el potencial económico de los 43 municipios fronterizos haciéndolos atractivos a la inversión y el turismo.
Incluso, indicó que el objetivo es que dichas ciudades sean atractivas para el turismo de estadounidenses.
Mientras que Luisa Alcalde, Secretaria del Trabajo, observó que, aunque tienen potencial de desarrollo por su cercanía a Estados Unidos, las ciudades de la frontera en realidad han propiciado la pobreza de sus habitantes.