Por Rubén Torres Cruz

Luego de las declaraciones emitidas por la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, en el sentido de que México enfrenta un alto índice de muertes violentas, como si se tratara de un país en guerra, el presidente Andrés Manuel López Obrador coincidió con el alto número de desapariciones y muertes, responsabilizando a las pasadas administraciones, de quienes dijo se equivocaron en las políticas que en su momento aplicaron, con las cuales pretendieron hacerle frente a la delincuencia.
“Es lamentable y triste que haya 40 mil desaparecidos, 26 mil cuerpos no identificados, fue una guerra absurda e inhumana… fue equivocada la política desde hace dos sexenios, queriendo apagar el fuego con el fuego enfrentado la violencia con la violencia y lo que desató es mayor inseguridad”.
López Obrador dijo que en la presente administración federal, serán distintas las causas para enfrentar la inseguridad y la delincuencia organizada
“Ahora es distinto, estamos atendiendo las causas que originan la violencia, se rescata el campo, que haya trabajo, bienestar, que se atiendan a los jóvenes”
En lo que va del año, se han acumulado alrededor de 8 mil 700 víctimas de homicidio doloso y feminicidio, de las cuales aproximadamente 3 mil 100 muertes correspondieron al pasado mes de marzo. De mantenerse ese ritmo, México cerraría el 2019 con un crecimiento en muertes violentas del 12 por ciento a comparación del año pasado.